MonumentoPapaPio.png
Sectur Jalisco
22 septiembre 2022
Redacción
Finanzas

Jamay, espacio para la gastronomía, cultura y recreación en la Ribera de Chapala

En su arquitectura es posible apreciar arquería de medio punto y rasgos arquitectónicos de la orden Franciscana

A casi hora y media de Guadalajara se encuentra Jamay, un municipio jalisciense perteneciente a la Ribera del Lago de Chapala, que se ha convertido en uno de los sitios más visitados por turistas nacionales y extranjeros. Su cercanía con el lago más grande del país lo hace un excelente lugar para practicar deportes acuáticos o si lo prefieres puedes recorrer algunos de sus templos, iglesias, miradores y haciendas, que te contarán parte de la rica historia de este pueblo.

Monumento Papa Pío IX. Impresionante obelisco construido en honor al Papa Pio IX, quien cuenta con uno de los pontificados más largos, 32 años. El Pionono, como también es conocida esta construcción, se encuentra en la plaza municipal de Jamay, fue edificada entre los años de 1875 y 1878 y mide más de 22 metros de altura, gracias a ello puede observarse desde la carretera que conecta a Guadalajara.

Esta joya arquitectónica está adornada por querubines, columnas, grecas y detalles barrocos que narran la vida del Papa Pío IX.

Ruinas del antiguo templo a Santa María Magdalena. Este templo fue la primera construcción católica de Jamay, data del año 1673 cuando los frailes Agustinos comenzaron a edificar con materiales de la zona, baba de nopal, maderas finas y hojas de oro. En 1776 se le adhiere una torre por los frailes Franciscanos, al mando de Fray Antonio Cuellar.

El sismo del 2 de octubre de 1847 le provoca graves cuarteaduras, dejándolo en desuso, no obstante está abierto al público. En su arquitectura aún es posible apreciar arquería de medio punto, algunos rasgos arquitectónicos de la orden Franciscana y el arte Tequitqui de los indígenas.

Ex hacienda La Bella Cristina. Ubicada en la localidad de Maltaraña al sur del municipio, es una de las 4 haciendas con las que cuenta Jamay. Esta mansión de arquitectura francesa fue construida por la familia Cuesta Gallardo, y en sus días de esplendor llegó a contar con 365 ventanas, alfombras, candiles, vajillas, y maderas exóticas finamente labradas provenientes de Francia.

La decadencia de la finca se dio en la Revolución Mexicana, tiempo en la que fue saqueada y abandonada. Lamentablemente su rescate no ha sido fructífero, por lo que su mantenimiento es casi nulo, aunque su casco sigue en pie mostrando el esplendor de las tradiciones mexicanas de antaño.

Mirador de la Santa Cruz. Ubicado al norponiente del municipio, este mirador es reconocido por las bellas puestas de sol que pueden apreciarse desde este lugar, las cuales tienen como fondo una excelente vista hacia el pueblo y el lago.

En este sitio cada viernes santo se lleva a cabo el viacrucis viviente, donde se lleva a cabo la escenificación de la crucifixión y sepultura de Cristo. En el camino se pueden observar imágenes de la pasión de Cristo y la Santa Cruz.

Balneario Corral Grande. Sumérgete en la aventura del parque acuático más grande del Estado, dónde podrás disfrutar de toboganes y albercas en compañía de familiares y amigos. Cuenta con restaurantes, botanas y zona de acampar.

Malecón. Un espacio para caminar y admirar las bondades del Lago de Chapala, donde se puede encontrar una gran variedad de lugares gastronómicos, bares, paseos en lanchas, recorridos en trajinera, avistamiento de aves, eventos culturales y artesanías de la zona.

En tu visita a Jamay no olvides disfrutar de su gran gastronomía, ya que esta zona es una de las más importantes de la Ribera de Chapala para degustar platillos locales como la hueva de pescado, birria tatemada, birria de carpa, caldo de pescado, ceviche, charales y la carpa papaloteada, que es una receta ancestral que se sirve únicamente en este municipio. Te recomendamos visitar La Huerta y La Charaliza, restaurantes típicos de la localidad.