Maiz-Ihar Leichonak.jpg
Foto: Ihar Leichonak
17 octubre, 2020
Agencias
Internacional

Ganador del Nobel pide ayuda de millonarios contra el hambre

El número de personas “marchando hacia la hambruna” ha subido de 135 millones a 270 millones desde el comienzo de la pandemia.

El director del Programa Mundial de Alimentos, la entidad que ganó el Nobel de la Paz de este año, hizo el viernes un nuevo exhorto a los multimillonarios para que donen unos pocos miles de millones para salvar millones de vidas, y afirmó que el número de personas “marchando hacia la hambruna” ha subido de 135 millones a 270 millones desde el comienzo de la pandemia de coronavirus.

“La humanidad necesita ayuda en estos momentos”, dijo David Beasley. “Este es un pedido único... El mundo está en una encrucijada y necesitamos que los multimillonarios den un paso adelante en una forma que nunca lo han hecho”.

Beasley dijo en una conferencia de prensa virtual de la ONU que la riqueza global de unos 2.200 multimillonarios creció en 2 billones de dólares entre abril y julio, en medio de la pandemia. Beasley se refería a un estudio del banco suizo UBS y la firma de contabilidad PwC publicado la semana pasada que dijo que la riqueza global de los multimillonarios subió de 8 billones de dólares al inicio de abril a 10,2 billones en julio.

“Yo sólo necesito unos pocos miles de millones para salvar millones de vidas y salvar a la humanidad de una de las peores catástrofes desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo Beasley. “No es mucho pedir”.

Cuando se le preguntaron nombres de algunos de los millonarios a los que se dirigía, Beasley respondió: “Yo no frecuento a ese grupo. Yo frecuento a personas que se mueren de hambre”.

Dijo que el PMA está “profundamente preocupado por el 2021, porque los presupuestos no fueron calculados teniendo en cuenta la crisis económica causada por la pandemia de COVID-19.

Beasley dijo que los países dedicaron 17 billones de dólares a paquetes de estímulo para sus ciudadanos para lidiar con el virus y “esos son 17 billones que no van a estar disponibles para el 2021".

Este año, dijo, muchos gobiernos sacaron más de sus bolsillos mientras pudieron, y le dieron a la ONU y sus agencias más dinero, pero los fondos de los gobiernos están ahora “agotados”.

Beasley dijo que los pagos de las deudas para los países de ingresos medios y bajos fueron puestos en suspenso o diferidos hasta el 2021 y que “esos son 8 billones de dólares en servicio de deuda” que van a vencerse. Además, las remesas de los trabajadores a sus familias en países en desarrollo han caído, y los confinamientos añaden problemas a las economías.

Por eso, dijo, es esencial una inyección de fondos por parte de los multimillonarios para 2021.

“Si no obtenemos el apoyo que necesitamos, literalmente estarás viendo hambrunas en varias docenas de países”, advirtió Beasley. “Pero si conseguimos el apoyo que necesitamos, evitaremos la hambruna”.