Screen Shot 2021-10-16 at 2.45.29 PM.png
16 octubre 2021
Ángel Hernández
Nacional

REFORMA ELÉCTRICA: SE ABRE EL DEBATE

Dada la relevancia de la iniciativa presidencial, el propio jefe del Ejecutivo federal, legisladores, líderes partidistas, organismos empresariales y expertos llaman a realizar un amplio diálogo para analizar sus pros y contras: que hablen todos, es la consigna.

La iniciativa de reforma en materia eléctrica enviada el 30 de septiembre por el presidente Andrés Manuel López Obrador a la Cámara de Diputados propone modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), proteger la economía popular y evitar tarifas altas y apagones.El proyecto del Ejecutivo federal propone que la CFE produzca 54% de la electricidad en todo el país y 46% restante quede a cargo de empresas particulares; la desaparición de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), reguladores del sector energético; y que el gobierno mexicano sea el único que pueda explotar el litio en el país, entre sus aspectos más destacados.

Las comisiones de Energía y Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados recibieron la iniciativa para su análisis, para lo cual los presidentes de esas instancias legislativas, Manuel Rodríguez González y Juan Ramiro Robledo, respectivamente, anunciaron que se hará un calendario de reuniones y se elaborará un plan de trabajo para trazar una ruta que permita realizar un dictamen conjunto de la reforma.

A su vez, los presidentes de las Juntas de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y el Senado de la República, Rubén Moreira y Ricardo Monreal, anunciaron la posibilidad de analizar la iniciativa en un Parlamento Abierto “dual”, como
una muestra de la voluntad de ambas cámaras para escuchar la opinión de especialistas, académicos e integrantes de la sociedad civil acerca de una reforma crucial en el desarrollo de México.

El presidente López Obrador afirmó que la población puede tener confianza en su propuesta en materia eléctrica, para lo cual llamó a que se divulgue para todos su contenido. Aclaró que no se trata de nacionalizar ni estatizar la industria eléctrica sino de darle su lugar a la CFE y generar una verdadera competencia en la generación de electricidad.

Monreal coincidió por su lado en señalar que “debemos escuchar a todos y no cerrar los canales de comunicación”, al tiempo que aseguró que en el Senado están listos para una “deliberación inteligente y sin confrontaciones”.

No se nacionalizará ni estatizará

El presidente López Obrador explicó que la iniciativa que envió al Congreso de la Unión es para fortalecer a la CFE y que no haya aumentos en la electricidad por encima de la inflación, que es parte de su compromiso. Agregó que el gobierno debe tener el control de los precios de los energéticos para que no se afecte la economía popular y eso significa fortalecer a las empresas públicas como la CFE. Recordó que desde el inicio de su gobierno se tomó la decisión de fortalecer la economía popular y aclaró que su propuesta de reforma no significa nacionalizar ni estatizar, sino darle su lugar a la CFE porque se establece que tendrá 54% del mercado y 46% lo conservarán empresas particulares. “Que haya una auténtica, una verdadera competencia”, recalcó.

El mandatario aseguró que la iniciativa permite que las empresas privadas puedan hacer negocio en 46% del mercado eléctrico. “Si quieren hacer negocios, ahí está, negocios con ganancias razonables”.

Dijo que la población puede tener confianza porque la reforma eléctrica es para salvar a la CFE con el fin de proteger la economía popular, evitar apagones y tarifas altas.

Así va la reforma eléctrica

• El presidente Andrés Manuel López Obrador envía a la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma constitucional del sector eléctrico el 30 de septiembre.
• Los diputados reciben el proyecto de reforma el 1 de octubre.
• Las comisiones de Energía y la de Puntos Constitucionales de San Lázaro anuncian el 8 de octubre que iniciarán en unos días la ruta de análisis de la iniciativa.
• Una vez hecho esto se convocará a sesionar de manera conjunta (diputados y senadores) para trazar una ruta y un calendario para los trabajos de análisis y los foros de Parlamento Abierto.
• En el Parlamento Abierto se escucharán todas las opiniones para luego entrar al análisis interno en las comisiones.

Puntos clave de la reforma
• Lograr que la CFE produzca 54% de la energía generada en el país. “Esta proporción es indispensable para que se pueda garantizar el abastecimiento y control de un insumo necesario para toda actividad social y económica: la energía eléctrica”, considera la compañía.
• Desaparecer la figura que mantiene a la CFE en subsidiarias y filiales, para constituirla como un solo organismo del Estado “con personalidad jurídica propia”.
• Proponer colaboración en generación eléctrica entre la CFE y el sector privado, que se desea “honesta, de buena fe y al servicio” del país. El sector privado participaría hasta en 46% de la generación de electricidad.
• Desaparecer los contratos de autoabastecimiento y otras figuras derivadas de legislación previa.
• Eliminar dos organismos: la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE).
• Se propone que el Centro Nacional del Control de Energía (Cenace), que garantiza el despacho y las tarifas del sector eléctrico nacional, forme parte de la CFE.
• Se establece que el litio y demás minerales estratégicos necesarios no se concesionarán para que el Estado mexicano lleve a cabo su exploración y producción, aunque “las concesiones otorgadas para la extracción de otros minerales permanecerán”.

Aseguró que la población será informada sobre el contenido de la propuesta e insistió en que la reforma eléctrica permitirá que México tenga más ventajas en el contexto del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC), que lleguen al país más inversiones y se mantenga el compromiso con usuarios de no aumentar el precio de la luz.

Desarrollo ordenado
El secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, defendió la reforma eléctrica porque promueve un desarrollo ordenado y confiable del sector.
“La iniciativa propicia un nuevo sistema de suministro eléctrico mexicano para promover un desarrollo ordenado que favorece la seguridad, la continuidad del servicio en términos confiables y, al mismo tiempo, la estabilidad del sistema”, afirmó al participar en un foro virtual organizado por Atlantic Council.
A pregunta del exembajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, sobre el ambiente para la inversión a partir de la reforma, respondió que la reforma eléctrica con carácter constitucional es actualmente una iniciativa legislativa que aún no se discute en la Cámara de Diputados, pero que presenta aspectos positivos en línea con la visión presidencial.
“Esta iniciativa propicia un nuevo sistema de suministro eléctrico mexicano para promover un desarrollo ordenado que favorezca la seguridad, la continuidad del servicio confiable y la estabilidad del sistema en la prestación del servicio”, añadió. Para Ramírez de la O existió un “abuso” de los esquemas de autoabasto energético en el cual fueron las mismas empresas las que promovieron su simulación.

Aseguró que México seguirá impulsando la participación del sector privado en materia de energía, toda vez que la CFE comprará el suministro y las capacidades a sociedades generadoras privadas sin utilizar a la Comisión como respaldo financiero.

Seguridad y autosuficiencia
La secretaria de Energía, Rocío Nahle, explicó en tanto que la iniciativa en materia eléctrica no busca nacionalizar empresas que actualmente participan en el mercado eléctrico. “Los privados van a estar en el mercado en 46% y no se les va a nacionalizar nada, ni un tornillo, ni una tuerca”, aseveró.
Durante la conferencia matutina del presidente López Obrador el 11 de octubre, agregó que con la iniciativa se busca que la CFE cuente con el despacho de la electricidad y pueda vender electricidad producida y obtener mayores ingresos, a fin de garantizar energía eléctrica a precio bajo a 46 millones 200 mil usuarios.

“El Estado preservará la seguridad y autosuficiencia energética de la nación y el abastecimiento continuo de energía eléctrica a toda la población como condición indispensable para garantizar la seguridad nacional y el derecho humano a la vida digna”, destacó.

Posturas
Ante un tema de gran trascendencia para el país que requerirá de una amplia discusión, en el Congreso las posturas quedaron fijadas: rechazo de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), al que se sumó Movimiento Ciudadano (MC), por considerar que el proyecto representa un retroceso, cierra las puertas a la generación de energías limpias, no propicia las condiciones necesarias de competencia y busca cerrar contratos ya establecidos con el sector privado.

Morena y sus aliados de los partidos Verde Ecologista (PVEM) y del Trabajo (PT), anunciaron en cambio su apoyo a la iniciativa. Diputados morenistas dijeron estar dispuestos a mejorarla sin cambiar su espíritu, por lo que analizan una propuesta alterna y ya alcanzaron un acuerdo con PVEM y PRI para hacer modificaciones respecto de la instalación de paneles solares.

La dirigencia del Partido Revolucionario Institucional —que forma parte de la alianza opositora Va por México junto con PAN y PRD— asumió una postura diferente: propuso la realización de foros de Parlamento Abierto en el Congreso de la Unión para analizar la propuesta de reforma enviada por el presidente López Obrador.

Si bien tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República se fijaron posturas de rechazo y a favor del proyecto de reforma al sector eléctrico, prevalece la coincidencia de diputados y senadores a favor y en contra de hacer un análisis minucioso, a detalle, de la propuesta del Ejecutivo federal para conocer los alcances y propósitos que
busca.

Diálogo, debate y negociación
La importancia de un tema clave para el desarrollo de México como lo es la electricidad requiere de un diálogo intenso en el que deben estar presentes las voces de diputados, senadores, expertos, analistas, empresarios, partidos políticos, el presidente de la República y representantes de socios comerciales del extranjero que participen en el sector eléctrico,
señalan especialistas.

Para los analistas el intenso debate surgido desde que el jefe del Ejecutivo envió su iniciativa de reforma del sector eléctrico a la cámara baja muestra que requerirá de un debate extenso, detallado y profundo sobre todo en cuanto a los aspectos técnicos, así como determinar cuáles son sus virtudes para uno de los sectores vitales para el desarrollo del país.

La perspectiva de una industria eléctrica que garantice el abasto de electricidad a precios competitivos tanto a los hogares como a la industria es una prioridad en un mundo altamente competido y de transición energética, tema en el que convergen además la soberanía, la seguridad energética y su impacto en las finanzas públicas.

Así, el debate que habrá de darse con la reforma del sector eléctrico es una gran oportunidad para que cada quien opine y dé sus puntos de vista informados, se discutan y defiendan posturas coincidentes y divergentes, y tratar de alcanzar el objetivo principal que más importa a los mexicanos: fortalecer la industria eléctrica nacional para garantizar el abasto de electricidad a precios justos, evitar tarifas altas y apagones y permitir la competitividad de la industria nacional.

Morena
El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, aseguró que la reforma eléctrica propuesta le conviene al país porque terminará con el “entreguismo hacia los extranjeros” y brindará a la CFE un marco jurídico que le permita ser un organismo autónomo con la capacidad de generar, conducir, transformar, distribuir y abastecer la electricidad en el país.

Ignacio Mier, coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, dijo en tanto que esperan contar con los argumentos de que la reforma es algo en beneficio a México.

Y el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, agregó que ve un buen ánimo entre legisladores para establecer conversaciones uniformes para definir y diseñar tiempos y ritmos de la discusión de la reforma.

PAN
El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, rechazó la propuesta presidencial y adelantó que los diputados panistas votarán en contra.

Apuntó que la propuesta cierra la puerta a la generación de energías limpias, busca cerrar contratos ya establecidos y no genera condiciones necesarias de competencia.
Por su lado, el coordinador blanquiazul en San Lázaro, Jorge Romero, reafirmó que la posición del partido es contra la reforma por considerar que atenta contra el libre mercado y la libre competitividad.
Consideró que puede resultar en un mayor costo de la producción de la electricidad y por lo tanto un
precio mayor para el consumidor final.

El coordinador panista en el Senado, Julen Rementería, aseguró que ni con modificaciones el PAN aprobaría la iniciativa de reforma eléctrica.

PRI
El Partido Revolucionario Institucional, a diferencia de sus aliados de PAN y PRD, evitó rechazar en principio la iniciativa de reforma del sector eléctrico porque consideró que antes de emitir una opinión al respecto es necesario realizar un profundo análisis y debate público, por lo que anunció la realización de foros temáticos dentro de un Parlamento Abierto para que especialistas, reguladores, el gobierno federal, la academia, las cámaras empresariales y los usuarios del sistema eléctrico nacional emitan su opinión sobre la propuesta presidencial.
“Los legisladores del PRI van a ser responsables con los ciudadanos de este país, pero también con nuestras instituciones. Queremos un sector eléctrico que fortalezca a nuestra Comisión Federal de Electricidad, orgullo de este país, pero también se debe buscar que no se deterioren las finanzas públicas de nuestro México”, expuso.
El líder del PRI en la Cámara de Diputados, Rubén Moreira, explicó la postura del partido acerca de la iniciativa. “Decir sí o no desde el principio anula la esencia del parlamento, que es dialogar y discutir. Y por otro lado anula la posibilidad de mejorar las cosas”.

Se pronunció por un parlamento que “sirva, no puede ser precipitado ni puede ser donde no se estén discutiendo los puntos en contradicción”.

Por su lado, la senadora priista Claudia Ruiz Massieu rechazó la propuesta de reforma al sector eléctrico por considerar que no garantiza que las familias tendrán energía barata y limpia.

PRD

El dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, aseguró que la propuesta de reforma generará daños económicos y ambientales, además de que se podrían violentar tratados internacionales. Luis Espinosa Cházaro, coordinador del PRD en San Lázaro, anunció a su vez que sus diputados y la coalición legislativa Va por México analizarán detenidamente y con cautela la iniciativa.

MC

Jorge Álvarez Máynez, líder de Movimiento Ciudadano en San Lázaro, dijo que el problema de la reformaeléctrica no es limitar la participación privada a 46% del mercado, puesto que bajo los términos en que está la propuesta se acabará con la inversión privada.
El dirigente nacional de ese partido, Clemente Castañeda, afirmó en tanto que con la reforma enviada por el presidente de la República en materia eléctrica el gobierno pretende limitar la participación privada, eliminar los órganos reguladores y frenar la transición energética.

Empresarios

Para el sector empresarial la reforma eléctrica puedeafectar las finanzas públicas y la confianza de los inversionistas en México El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) afirmó que la iniciativa “lastima la economía de las familias mexicanas y al medio ambiente”. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) opinó que la reforma incen- tiva la entrega de subsidios a la CFE y aumenta el precio de las tarifas de luz a las empresas.

Por su lado, la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) exhortó al Congreso a que “se analicen a fondo los impactos de la iniciativa constitucional presentada por el Ejecutivo federal en relación con el sistema eléctrico nacional”.

Mientras, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) señaló que la reforma a la ley de la industria eléctrica obligaría a las empresas del país a depender de la generación del insumo por parte de la CFE, lo que significaría “un golpe a la economía nacional y a la salud, traerá cierre de empresas y mayores costos por un incremento en el precio de la electricidad”.
En el mismo sentido se pronunció la Asociación Mexicana de Energía (AME), que advirtió que los términos contenidos en la propuesta constitucional al sector eléctrico afectarían a largo plazo a los hogares mexicanos, las distintas industrias y a la competitividad del país.

Finalmente, la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) señaló que el sector productivo sería el primero en recibir los impactos de la reforma, traducidos en altos costos para los consumidores.
Así, mientras los legisladores afinan la ruta crítica para analizar y debatir en una amplia convocatoria nacional esta propuesta de reforma eléctrica del Ejecutivo, la sociedad, gobierno y empresarios llenan con sus declaraciones la agenda nacional. No es para menos: se trata de una propuesta clave para el futuro de México, su bienestar y desarrollo. Por eso el llamado hoy es a analizarla, debatirla, difundirla y explicar a todos sus motivos y alcances. Este es el momento de hablar y fijar posturas. Solo el diálogo y la búsqueda genuina de acuerdos lograrán alcanzar el objetivo fundamental que debe primar en este debate: garantizar el futuro del bienestar y el desarrollo del país.