Screen Shot 2021-12-04 at 1.42.02 PM.png
04 diciembre 2021
Antonio Caporal
Nacional

AVANZAN LAS GRANDES OBRAS DEL GOBIERNO FEDERAL

El Aeropuerto de Tulum se suma a Tren Maya, Refinería Dos Bocas y Aeropuerto Felipe Ángeles.

La creación de obras de infraestructura es uno de los principales ejes de acción del gobierno de la República y tiene como objetivo estimular el crecimiento económico y la creación de empleos, lo que impulsa el desarrollo para mejorar la calidad de vida de la gente.

Se trata de obras que abarcan diversas áreas. Por ejemplo, en comunicaciones la construcción del Aeropuerto de Tulum, en Quintana Roo; por supuesto, el Aeropuerto Felipe Ángeles, en Santa Lucía; y el Tren Maya, en el sudeste del país. En el sector energético destaca a su vez la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

Particularmente importante para el gobierno federal es el Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, toda vez que este promoverá el desarrollo de la región sur-sudeste: debido a su impacto en una de las regiones con un significativo rezago económico y social, se considera una de las acciones de mayor trascendencia entre los programas estratégicos de la actual administración.

Desarrollo regional

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador está claro que “el desarrollo del país debe ser justo y equitativo, además de que es necesario reducir las desigualdades entre regiones y entre grupos sociales”.

Asimismo, estableció que “la región del Istmo debe superar las décadas de exclusión de los programas y presupuestos federales y a partir de sus propias fortalezas y recursos potenciar su desarrollo e incrementar sus capacidades de atracción de recursos de otras regiones del país y de otras naciones inclusive”.

El mandatario consideró que “una de las principales causas del rezago económico y social es la baja y decreciente inversión pública y privada en la región; en tanto que los programas y recursos públicos destinados a incrementar el nivel de bienestar de la población han sido insuficientes”.

Como consecuencia, señaló, tenemos “un nivel generalizado de rezago que hace que la región sea socialmente inestable y potencialmente explosiva”.

Él tiene claro que “es necesario impulsar una forma distinta de lograr el desarrollo y orientarlo hacia una nueva manera de crecer y distribuir los resultados”. Esto es precisamente lo que se ha fijado como objetivo el Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec.

Sobre dicho programa, el titular del Ejecutivo federal puntualizó una serie de objetivos estratégicos: “Uno, fortalecer la capacidad de generar oportunidades de empleo e ingreso para la población; dos, impulsar una nueva manera de ver el desarrollo: equilibrar los aspectos económicos y sociales de la región; tres, proponer y emprender acciones emergentes para atender a la población marginada; cuatro, conservar, restaurar e incrementar el capital natural: recursos naturales, medio ambiente biodiversidad y ecosistemas; y cinco, recuperar la confianza y credibilidad y reforzar la cultura, la identidad regional y la solidaridad social”.

Ventajas competitivas

El presidente destacó las ventajas competitivas de la región del Istmo de Tehuantepec: “Uno, localización geoestratégica de importancia global; dos, punto de entrada hacia la región sur-sudeste del país; tres, disponibilidad de recursos acuíferos, energéticos, tierra y costas; cuatro, vía de acceso a los mercados interno y externo y ruta de tránsito entre continentes; cinco, posicionamiento competitivo en rutas mundiales de transporte marítimo; y seis, vocación para la industria asociada a los hidrocarburos, derivados y otras actividades productivas importantes”.

Por otro lado, López Obrador resaltó algunos hechos relevantes del momento actual del comercio marítimo y que a su vez realzan la importancia del programa. “El comercio mundial crece a mayor velocidad que la economía mundial; el transporte marítimo de mercancías crece aún más rápido”.

Asimismo, “el mayor componente de costo del transporte marítimo es el combustible: en 2020 una nueva regulación establece que a partir de ese año se deberá tener menos contenido de azufre; el Bunker Fuel, con 4.5% de contenido de azufre, deberá ser sustituido por un nuevo combustible con 0.5%, lo cual traerá incrementos notables en el costo de los fletes marítimos”.

En cuanto a las rutas marítimas de Asia hacia Estados Unidos “son de alrededor de ocho mil kilómetros y son más cortas cruzando por el Istmo de Tehuantepec, en vez de Panamá; en consecuencia, cruzar por Tehuantepec permite ahorrar alrededor de un millón de dólares de combustible por viaje y permite dos viajes más por año”.

Energía

En el sector energético también se tienen proyectadas importantes obras que detonen el crecimiento y el desarrollo del país.

Particularmente, el gobierno federal persigue el objetivo de alcanzar una producción de gasolina y diésel suficiente para dejar de comprar esos productos en el extranjero.

En este sentido el presidente de la República estima que con la nueva refinería de Dos Bocas, la reconfiguración de las seis existentes y la que se adquirió a la empresa Shell —que opera en Estados Unidos— para finales de 2023 se estarán procesando un millón 800 mil barriles diarios de gasolina, diésel y turbosina, que equivalen a garantizar el consumo nacional.

Por otro lado, destaca que para garantizar la generación suficiente de electricidad se inició un programa de modernización de turbinas y otros equipos complementarios en 16 plantas hidroeléctricas. También se licitan para su construcción seis plantas termoeléctricas y está por comenzar la construcción del parque de generación de energía solar en Puerto Peñasco, Sonora.

López Obrador explicó que “ese conjunto de obras hará posible que se siga produciendo lo que se requiere para el consumo doméstico y empresarial, evitando fallas o apagones, con un mejor control en el manejo de las líneas de transmisión y, lo más importante, mantener sin aumento en términos reales el costo de la energía eléctrica para los consumidores”.

Aeropuertos

La Base Aérea Militar de Santa Lucía, ubicada en Zumpango, Estado de México, y a tan solo 45 kilómetros del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, se encuentra en proceso de transformación para lo que será el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

Esta nueva terminal aérea será junto con el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el Aeropuerto Internacional de Toluca parte de una red aeroportuaria integral de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

AMLO adelantó que la primera etapa del AIFA estará lista en marzo de 2022: “Con este proyecto y las remodelaciones y ampliaciones de los aeropuertos de la Ciudad de México y de Toluca se resolverá el problema de la saturación en la Zona Metropolitana de una forma ordenada y austera”.

La construcción de la nueva terminal aérea está a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Igualmente, el jefe del Ejecutivo federal informó que como parte de las obras de infraestructura planeadas para la reactivación del turismo y la economía está en marcha la construcción de un nuevo aeropuerto en Tulum, Quintana Roo, y se prevé su conclusión a finales de 2023.

En el expediente técnico se describe que el aeropuerto contará con una pista de aterrizaje y despegue de tres mil 500 metros de longitud; calles de rodaje de pavimento asfáltico de diez centímetros de espesor; plataformas para aviación comercial, general y de carga de pavimento asfáltico; helipuerto; zona de hangares; señalización y equipo de ayuda a la navegación, en lo que compete al espacio aéreo.

Comunicación terrestre

La atención especial al sur-sudeste está cambiando el perfil del desarrollo en nuestro país, sostuvo el presidente de la República.

En este sentido informó que, por ejemplo, “el Tren Maya implica una inversión del orden de 150 mil millones de pesos para construir mil 500 kilómetros de vías férreas con trenes rápidos y modernos que podrán trasladar a turistas que llegan a Cancún, Playa del Carmen y Tulum, Quintana Roo, en el sur de esta entidad, hacia los estados de Yucatán, Campeche, Chiapas y Tabasco”.

También informó que “se dispondrá de 42 trenes con 243 vagones, los cuales serán fabricados por la empresa Bombardier y Alstom en Ciudad Sahagún, del estado de Hidalgo, mediante un contrato de adquisición de 36 mil millones de pesos del presupuesto público”.

Sistema hídrico

Actualmente se construye la presa Santa María en el municipio de El Rosario, Sinaloa, la cual permitirá un importante desarrollo para el sur del estado, pues contrario a lo que sucede en el centro y norte de esa entidad la disponibilidad de agua para las actividades agrícolas es escasa en esa región.

La obra tiene su origen hace casi siete décadas, cuando se realizaron estudios y proyectos de infraestructura hidráulica para el sistema compuesto por los ríos Baluarte y Presidio. En el primero, donde se construye la presa Santa María, y en el segundo, donde se encuentra la presa Picachos, se trabaja en su sistema de riego; ambas con el propósito de impulsar el sector agrícola de la región sur de Sinaloa.

Forma parte de los proyectos prioritarios de conclusión de obras de la presente administración, porque los trabajos iniciaron en 2015 y estuvieron detenidos por casi cinco años debido a problemas sociales e insuficiencias presupuestales.

Sin embargo, debido al impacto y beneficio que ofrece se emprendió un proceso de concertación y diálogo con las comunidades inconformes, el cual permitió atender sus demandas y reanudar el proyecto en diciembre de 2020. Los trabajos de construcción concluirán en diciembre de 2023.

Para la construcción de la presa se realizan tres tipos de obras: de contención, compuestas por una cortina y un dique de contención; de desvío, integradas por tres túneles y dos ataguías; y de excedencia, comprendida por dos vertedores de cresta libre. Esto permitirá que cuando entre en operación tenga una capacidad de almacenamiento de 980 millones de metros cúbicos de agua, casi tres veces más que la presa Picachos.

“Vamos a invertir entre ocho y diez mil millones de pesos en esta obra porque no solo es la construcción de la presa, es también generar energía eléctrica y distritos de riesgo, es impulsar el sur de Sinaloa que había quedado rezagado. El sur también existe, por ello estas obras son tan importantes”, expuso el presidente respecto de la construcción de la presa Santa María, durante un recorrido por la misma en el mes de septiembre.

Indicó que este es el segundo plan que incluye un sistema de riego, proyecto a cargo de la Subdirección General del Proyecto Baluarte Presidio Presa Santa María de la Comisión Nacional del Agua.

De acuerdo con las autoridades del sector se prevé que este proyecto sea un detonador de la economía local, ya que tan solo para su construcción se generan tres mil 318 empleos directos e indirectos.

Optimismo

En la actual administración hay claridad en cuanto a que las obras de infraestructura permiten la generación de empleos y el crecimiento económico, pero sobre todo, mejoran la calidad de vida de la gente.

Al respecto, el presidente López Obrador informó: “Están en construcción los parques culturales y ecológicos del Bosque de Chapultepec y del Lago de Texcoco.

“Terminamos el Tren Suburbano de Guadalajara y continuamos con el que va o viene de Toluca a la Ciudad de México.

“Rehabilitamos los aeropuertos de Tuxtla Gutiérrez, Chetumal y está en proceso de rehabilitación el aeropuerto de la Ciudad de México.

“Hemos invertido 34 mil millones de pesos en el mantenimiento de 40 mil kilómetros de carreteras del país. Se están construyendo caminos rurales y modernizando carreteras en casi todos los estados de la República.

“Se lleva a cabo el proyecto Agua Saludable para La Laguna, de Coahuila y Durango”.

Luego de enumerar todo este conjunto de obras, entre las que destacan el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y el Aeropuerto Felipe Ángeles, a las que se suma como obra emblemática el Aeropuerto de Tulum, el primer mandatario expresó: “No tengo duda de que pronto, muy pronto, terminaremos de salir de la crisis económica. ¿En qué baso mi optimismo? Primero, en que no nos endeudamos como sucedió en otros países. Segundo, en que no se nos cayó la recaudación de ingresos, el ingreso en la hacienda pública. Esto nos permitirá mantener finanzas públicas sanas y suficientes para seguir impulsando el crecimiento y la creación de empleos con obras como el Tren Maya, la nueva refinería, los dos nuevos aeropuertos, el desarrollo del Istmo de Tehuantepec, las carreteras; con el impulso a la extracción de petróleo, la modernización de las refinerías y de las hidroeléctricas y otras acciones financiadas con el presupuesto, sin contratar deuda”.

Un ejemplo de la importancia de las obras es que a la fecha se recuperaron un millón 395 mil empleos que se perdieron por la pandemia y se han creado 320 mil puestos adicionales.

Corredor Interoceánico en el Istmo de Tehuantepec

La columna vertebral del Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec es el llamado Corredor Interoceánico Istmo de Tehuantepec, que conectará a la región a nivel nacional e internacional y para el que se destinan inversiones en los siguientes sectores.

1. Ferrocarril Modernización del Ferrocarril Istmo de Tehuantepec, en el cual se rectificarán curvas y pendientes en diversos tramos para incrementar la velocidad actual de las máquinas, de 40 a 60-80 kilómetros por hora.

2. Puertos Incluye la ampliación de los puertos de Coatzacoalcos y de Salina Cruz con una terminal de contenedores en cada uno; modernización del puerto petrolero y la construcción de un nuevo puerto industrial, ambos en Salina Cruz.

3. Carreteras Modernización de la carretera MEX-185 en diversos tramos; construcción de una autopista de altas especificaciones a lo largo del corredor interoceánico; y modernización de caminos alimentadores y rurales.

4. Gas natural Mantenimiento y modernización de oleoducto de 220 km para transportar gas natural y abastecer a las industrias y comunidades de la región.

5. Refinerías Mantenimiento y rehabilitación a las refinerías de Minatitlán y de Salina Cruz, con lo cual se incrementaría la producción de derivados de petróleo para consumo nacional y exportación.

6. Energía eléctrica Desarrollo de centrales eólicas para la generación eléctrica en la región de Ixtepec, Oaxaca. Además, se incluye la construcción de cinco subestaciones eléctricas para garantizar un suministro de energía eléctrica en la red del Sistema Interconectado Nacional de la región Istmo al Centro del país.

7. Telecomunicaciones Instalación de fibra óptica subterránea sobre el derecho de vía ferroviario con el fin de dotar de comunicaciones a las industrias que se instalen y a las comunidades del Istmo.