Screen Shot 2021-09-25 at 9.15.11 AM.png
25 septiembre 2021
Ángel Hernández
Nacional

“CAMBIO CLIMÁTICO: AMENAZA PARA LA SOBREVIVENCIA DE LA HUMANIDAD”

Marcelo Ebrard Casaubón

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, expuso ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) la necesidad de la cooperación y la solidaridad mundial para encarar los desafíos que enfrenta la comunidad internacional, entre los que destacan la pandemia de Covid-19, la distribución equitativa de vacunas, el cambio climático, el fenómeno de la migración, así como la seguridad y la energía.

Durante su participación en el pleno de la LXXVI Asamblea General de la ONU el canciller afirmó que solo mediante la acción colectiva común se conseguirá hacer frente a los formidables retos que vive la humanidad.

En representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, ante jefes de Estado y de gobierno, Ebrard Casaubón manifestó que la crisis sin precedentes que genera el coronavirus “no puede superarse con acciones unilaterales o aisladas, sino mediante una renovada cooperación y genuina solidaridad internacional”.

Subrayó que la crisis sanitaria global pone de manifiesto la necesidad de un sistema multilateral fuerte y eficaz, circunstancia en la que es inaceptable que se cierren los espacios de la solidaridad más elemental entre los Estados.

Ebrard destacó que el calentamiento global es otro gran desafío de este tiempo, ante el cual nuestro país reiteró su apoyo al Grupo de París y su interés de trabajar con la comunidad internacional para hacerle frente de manera eficaz.

Asimismo, el titular de la SRE recordó que México estuvo en la fundación de la ONU hace 76 años y sigue comprometido con sus principios y con la carta que le dio origen. En este sentido aseveró que corresponde a la actual generación “hacer los ajustes que los tiempos exigen y que nuestros pueblos demandan”.

Acceso equitativo a vacunas

Marcelo Ebrard afirmó en la máxima tribuna de la ONU que frente a la pandemia de SARS-CoV-2 México plantea la necesidad de garantizar el acceso equitativo y universal a medicamentos, vacunas y otros insumos médicos.

Agregó que este llamado se hace con un sentido de urgencia porque mientras 33% de la población mundial en países de renta alta ya cuenta con al menos una dosis de la vacuna: solamente 1.4% de los habitantes de los países de bajos ingresos han tenido acceso a una dosis.

Añadió que se debe impulsar un acuerdo para que las vacunas se consideren bienes públicos globales, lo que significa en primer lugar reconocer la competencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la autoridad que las certifique.

El canciller advirtió que la discriminación o diferenciación existente en el reconocimiento de las vacunas pone en riesgo la recuperación económica y la eficacia de mecanismos como la plataforma COVAX, creada por la ONU para acelerar la investigación de vacunas contra el coronavirus y hacer un reparto equitativo de las mismas, sobre todo en los países más pobres.

Dijo que México presentó al Grupo de los 20 (G-20, que integran las naciones más industrializadas y emergentes) una propuesta para que la comunidad internacional reconozca sin condicionamientos de ningún tipo las vacunas aprobadas por la OMS.

“Es momento de dar todo nuestro apoyo a la máxima autoridad sanitaria internacional. México contribuirá al proceso de reforma del sistema sanitario mundial para prevenir y atender oportunamente las próximas pandemias y las emergencias sanitarias que habrán de venir”, resaltó.

Ante el pleno del máximo organismo multilateral expuso que de acuerdo con sus capacidades y tomando en consideración los importantes avances del programa de vacunación que aplica a nivel nacional el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, México es congruente con lo que dice y ha donado vacunas a países de América Latina y el Caribe como Belice, Bolivia, Guatemala, El Salvador, Jamaica, Honduras y Paraguay.

Asimismo, añadió, se trabaja junto con Argentina para proporcionar y facilitar la producción de vacunas en América Latina y poder suministrarlas a más de 17 naciones.

Calentamiento global

Durante su intervención, Marcelo Ebrard destacó que el calentamiento global es otro gran desafío de este tiempo, ante el cual nuestro país toma medidas de adaptación que incluyen soluciones en armonía con la naturaleza y enfoques de adaptación con base en los ecosistemas.

Puso como ejemplo el programa Sembrando Vida que promueve el gobierno de México, al cual destacó como uno de los proyectos de reforestación más amplios del mundo y con el cual hasta el momento se sembraron 70 millones de árboles, lo que permite no solo combatir la degradación ambiental sino también generar oportunidades de empleo digno y restablecer el tejido social.

Ebrard felicitó al secretario general de la ONU, António Guterres, por su designación para un segundo mandato. Le manifestó además el apoyo de México a algunos de los cambios sugeridos en el informe del organismo mundial y que coinciden con la visión que tiene el gobierno mexicano acerca de cómo revitalizar a Naciones Unidas.

Señaló que la reconstrucción de las sociedades afectadas por crisis de toda índole en los últimos 20 años depende de la capacidad de relanzar la solidaridad entre los Estados y se trata “de un nuevo contrato social fundado en las obligaciones que hemos asumido a favor de todos los derechos humanos”.

En este contexto, puntualizó que México apoya la identificación de medidas complementarias a los indicadores tradicionales al Producto Interno Bruto (PIB) para evaluar el grado de desarrollo de las naciones.

Respecto de la reforma al Consejo de Seguridad, Ebrard Casaubón subrayó que nuestro país continuará siendo un actor constructivo para que este órgano sea más representativo, democrático, transparente y eficiente.

Detalló la viabilidad de una reforma que incremente los asientos no permanentes, con mandatos de largo plazo y posibilidad de reelección inmediata. Compartió también que México, junto con Francia, propone un acuerdo para que se regule el derecho de veto de los miembros permanentes a fin de evitar la frecuente parálisis del órgano.

Con respecto de la participación de México en el Consejo de Seguridad de la ONU el canciller recalcó el apego a los principios de política exterior que caracterizan a la diplomacia mexicana, que hace énfasis en la necesidad de promover la paz y la seguridad, la participación efectiva de las mujeres en todas las tareas relativas al mantenimiento de la paz, el acceso humanitario sin barreras y el cumplimiento irrestricto del derecho internacional humanitario.

Migración, compromiso de todos

En su discurso el canciller reafirmó el compromiso de México con el respeto, la protección y la promoción de los derechos humanos. Destacó el combate a los mensajes de odio, discriminación, xenofobia y racismo. Y reafirmó el compromiso del país con los objetivos del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, así como del Pacto Mundial sobre Refugiados.

En este sentido, recalcó la reciente protección que se brindó a cientos de personas procedentes de Afganistán, así como a decenas de miles de migrantes provenientes del resto del mundo.

“La migración no es un fenómeno pernicioso. Por el contrario, todas nuestras sociedades se han visto beneficiadas (...) por la contribución de los migrantes. Es responsabilidad de todos respetar y defender los derechos humanos de todas las personas, sin importar su calidad migratoria”, afirmó.

En el tema del tráfico ilegal de armas Ebrard detalló que nuestro país será firme en la posición sobre el comercio irresponsable de armamento, así como su vínculo con el incremento de la violencia, los homicidios y la comisión de crímenes de alto impacto “que afectan la seguridad de los ciudadanos y limitan sus posibilidades de desarrollo”.

También destacó el impulso a la unidad y la solidaridad regional a través de la presidencia pro témpore de México frente a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), además de manifestar el beneplácito mexicano por el inicio del proceso de negociación y diálogo entre el gobierno y la Plataforma Unitaria de Venezuela, que facilita Noruega en nuestro país.

Igualmente, el secretario de Relaciones Exteriores reiteró el exhorto de México para el levantamiento del bloqueo económico a Cuba.

En materia de recuperación económica y social Ebrard hizo un llamado para que las instituciones financieras internacionales impulsen medidas para evitar la contratación de deudas insostenibles.

Destacó la importancia de que estos mecanismos estén también disponibles para países de renta media, donde vive 75% de la población mundial.

Finalmente, detalló el compromiso de nuestro país con el objetivo de promover una sociedad más equitativa, justa e igualitaria. En este sentido, afirmó que “la paz sostenible es posible solo si las mujeres y niñas participan activamente” y destacó la implementación de la política exterior feminista y la coordinación, junto con Francia, del Foro Generación Igualdad.

Encuentros

Durante su estancia en Nueva York, el secretario de Relaciones Exteriores se reunió con el secretario norteamericano de Estado, Antony Blinken, y con cancilleres de Centroamérica, encuentro en el que abordaron la crisis migratoria en la región. Marcelo Ebrard habló de la importancia de una respuesta regional a la migración, con apoyo de organismos multilaterales, así como acciones coordinadas humanitarias en apoyo a Haití. Dos días antes Ebrard Casaubón sostuvo una primera conversación con Blinken para analizar el tema de los migrantes haitianos que han atravesado territorio mexicano para llegar a la frontera norte y desde ahí ingresar a suelo estadunidense para solicitar asilo, lo que ha supuesto la llegada de miles de personas de ese país. También participó en la sesión de debate abierto sobre clima y seguridad en el Consejo de Seguridad, del que México es miembro no permanente, donde aseguró que la única manera en que se puede hacer frente al cambio climático es mediante el multilateralismo, con un enfoque integral y coherente a través de todo el sistema de Naciones Unidas. Asimismo, acudió a una reunión ministerial de la Alianza para el Multilateralismo junto con los cancilleres Heiko Maas, de Alemania; Jean-Yves Le Drian, de Francia; Ine Eriksen, de Noruega; Rodolfo Solano, de Costa Rica, y Ann Linde, de Suecia. Luego sostuvo encuentros bilaterales con el ministro de Relaciones Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan, y con el de Finlandia, Pekka Haavisto. Acompañado del cónsul general de México en Nueva York, Jorge Islas, Ebrard recibió también un conjunto de manuscritos de Hernán Cortés y otros personajes del siglo XVI que recuperaron de casas de subastas las autoridades estadunidenses.

Cambio climático: código rojo

El clima en el planeta aumenta tan rápido, que probablemente las temperaturas rebasarán en cuestión de una década el nivel de 1.5 grados Centígrados que líderes mundiales pretendían establecer como límite, de acuerdo con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y que Naciones Unidas describió como “un código rojo para la humanidad”.

Las consecuencias del calentamiento global se recrudecieron en lo que va de 2021 en todo el mundo: van desde abrasadoras olas de calor en Estados Unidos, Canadá y España, hasta devastadoras inundaciones en Alemania, China y México, además de incendios forestales incontrolables en Siberia, Grecia y Turquía; esto sin dejar fuera el derretimiento de los glaciares y del permafrost.

Especialistas prevén que cualquier intento por contrarrestar los efectos del calentamiento global será visible apenas en dos o hasta tres décadas y en menos de diez años la temperatura podría subir entre 1.5 y 3.3 grados Centígrados, superando niveles preindustriales.

Un documento elaborado por 234 científicos internacionales que conforman el IPCC de la ONU concluye que la interacción humana es responsable de que la temperatura se eleve, propiamente por el efecto de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que provocan un calentamiento del planeta en 1.1 grados Centígrados desde el periodo de 1850-1900 hasta la actualidad.

Desde 1970, las temperaturas de la superficie global aumentaron más rápido que en cualquier otro periodo de 50 años durante los últimos dos mil años, además de que algunos de los cambios son irreversibles. Sin embargo, unos cuantos podrían desacelerarse y otros podrían detenerse si se logra poner límite al calentamiento.

COP26, el último llamado

El secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió que este año será definitorio en la lucha contra el cambio climático.

La próxima cumbre sobre el clima de las Naciones Unidas, la COP26 (o, según su nombre completo, la 26 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático) se llevará a cabo en Glasgow, Reino Unido, en noviembre.

Pospuesta el año pasado debido a las restricciones por la pandemia, la conferencia es coorganizada por Reino Unido e Italia y se espera que los países anuncien nuevos objetivos climáticos por adelantado.

Más de 190 naciones han suscrito el acuerdo climático de París, que tiene como objetivo limitar los incrementos de temperatura cómodamente por debajo de los 2 grados e idealmente a 1.5 grados respecto de los niveles de 1900.

Vacunas: desigual distribución

Poco más de 44% de la población mundial recibió ya por lo menos una dosis de la vacuna Covid-19.

Se han administrado seis mil 70 millones de dosis en el mundo y cada día se administran 28.57 millones más.

Únicamente 2.2% de las personas en países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis.

Aunque la OMS fijó la meta de iniciar la inmunización contra el coronavirus en 220 países en los primeros 100 días de 2021, esto no se logró.

Los países más ricos han comprado la mayor cantidad de vacunas que se producirán este año, mientras los más pobres no tendrán dosis para administrar ni siquiera a sus poblaciones más vulnerables, según un estudio que realizó la Universidad de Duke en Estados Unidos.

Aunque tienen 16% de la población mundial, los países de ingresos altos actualmente cuentan con 60% de las dosis de vacunas vendidas.

Se estima que cerca de 90% de los habitantes en casi 70 países de bajos ingresos tendrán pocas posibilidades de vacunarse contra el Covid-19 en 2021.

Los expertos temen que de continuar el sistema de distribución el virus podría seguir mutando, hacer inefectivas las actuales vacunas, además de producir consecuencias económicas, políticas y morales devastadoras.

Fuentes: Our World Data, OMS, OPS y ONU