Gaxiola-cuartoscuro_459191_impreso.jpg
11 octubre 2021
Jorgina Gaxiola
Columnas

HILDA, JEFA DE FAMILIA

“Diferentes trámites que solo se pueden realizar con la firma del padre”.

Hilda se levanta todos los días a las 4:00 de la mañana. Tiene que prepararse para ir a trabajar. Su hora de entrada es a las 8:00 en la Cámara de Diputados. Es asesora de un legislador del Grupo Parlamentario del PRI. Antes de salir de casa tiene que dejar listo el desayuno para su hija y su mamá, quienes viven con ella. Desde que estudiaba la carrera en la universidad se dedica al servicio público.

Es una mujer de 45 años. Se casó apenas cumplidos los 25 y después de diez años de matrimonio se divorció. Tuvo una sola hija. Si bien no es mamá soltera, como millones de mujeres en el país, sí es jefa de familia.

Comparte la custodia y los gastos de su hija con el padre en 50%. El papá no solamente está presente en la manutención de la menor sino que también está involucrado en las grandes decisiones sobre su hija. Cada 15 días pasa por ella para llevarla a pasar el fin de semana con él y su familia. Su exmarido se volvió a casar y tuvo dos hijos más.

A diferencia de él, Hilda ha tenido menos oportunidades para salir y conocer gente nueva. Todas las noches debe regresar a casa para atender a su hija. Luego del trabajo y las tareas escolares y domésticas no hay mucho espacio para citas. Al día siguiente es una mañana más para preparar a su hija para la escuela. A veces la maternidad conlleva algunos sacrificios personales. Sin embargo, la realidad para una madre soltera es aún más difícil.

Responsabilidad

Como mamá soltera las mujeres están solas. Un gran número de hombres abandonan a sus hijos después de la separación y/o el divorcio. No solamente económicamente sino también presencialmente. Las mujeres se ocupan de sacar adelante a sus hijos contra viento y marea, en muchas ocasiones abandonadas desde el embarazo y desamparadas a la deriva durante el crecimiento y proceso educativo de los niños.

Frente a la responsabilidad, jefas de familia o madres solteras no únicamente enfrentan la soledad sino que también deben luchar contra la burocracia que implica llevar a cabo diferentes trámites que solo se pueden realizar con la firma del padre debido a la patria potestad. Por ejemplo, emergencias médicas o el trámite del pasaporte para poder salir del país.

Estimado lector, ¿usted considera que un hombre que ha abandonado a su familia debe conservar la patria potestad?