Los maestros que participan en el programa de Carrera Magisterial ganan el doble, por plaza, que sus compañeros que no participan
Foto: NTX
02 octubre 2013
Redacción
Política

¿Cuánto gana un maestro en México?

De acuerdo al estudio "(Mal)Gasto, Estado de la Educación en México” de la asociación Mexicanos Primero, un maestro gana en promedio $27,017 mensuales.

De acuerdo a la OCDE el salario de un maestro de nuevo ingreso en el 2010 era de $15,000 al mes, que tras 15 años de servicio puede subir a $20,150 mensuales, con un tope de $33,055 para un maestro altamente capacitado.

Sin embargo, de acuerdo al estudio "(Mal)Gasto, Estado de la Educación en México” de la asociación Mexicanos Primero, en realidad un maestro gana en promedio $27,017 mensuales, aunque la cifra varía mucho según el estado donde laboren.

Por ejemplo, 1 de cada 5 maestros en el Estado de México gana menos de $10,00 pesos al mes, mientras que en Sonora, 3 de cada 10 reciben más de $40,000 pesos mensuales.

1atablamaestrossalarios.jpg

También encontraron que los maestros que participan en el programa de Carrera Magisterial ganan el doble, por plaza, que sus compañeros que no participan. También tienen hasta 2.6 veces más probabilidades de obtener otra plaza.

El estudio de Mexicanos Primero destaca que el programa de Carrera Magisterial no destaca los criterios utilizados para incorporar a los docentes, ni para subirlos de nivel:

“Estamos pagando salarios promedio arriba de 40,000 pesos mensuales a más de 800,000 personas sin saber cómo fueron seleccionados y sin evidencia de la efectividad del programa en cuanto al aprendizaje de los alumnos”.

De acuerdo al estudio, 1 de cada 20 maestros en Carrera Magisterial tenía más de 3 plazas de jornada completa, o incluso hasta 6.

Existen diferencias marcadas entre los profesores que imparten clases en escuelas indígenas o rurales, y quienes trabajan en escuelas generales, pues los segundos ganan entre 1.5 y 2.3 veces más que los primeros, no tanto por diferencias en el salario, sino por la diferencia en la posibilidad de acceder a una segunda plaza.

Esta distribución de acceso a plazas adicionales afecta no solo a los maestros, sino también a las escuelas, pues prácticamente exige a que los maestros abandonen las aulas más necesitadas

1atablamaestrossalarios2.jpg