Sindicatos.
Foto: Gobierno del Estado de México.
13 enero, 2020
Norberto Vázquez
Política

Nueva era sindical, reto para la productividad

En México hay cerca de 4.5 millones trabajadores sindicalizados: STPS.    

Ciudad de México, a 13 de enero. Configurada como la puerta para la ratificación y exigencia de los socios mexicanos Canadá y Estados Unidos en el acuerdo comercial TMEC, la reforma laboral permitirá eliminar el chantaje y la extorsión que actualmente ejercen algunos líderes sindicales hacia las empresas y agremiados, para de esta forma competir en productividad industrial palmo a palmo con nuestros socios comerciales.

Para especialistas, estamos ante un cambio profundo tras años de lucha por lograr un sindicalismo independiente donde no haya controles y que exista la posibilidad de que hombres y mujeres que viven de su trabajo se puedan organizar libremente y puedan decidir quién los representa frente a los empleadores en diversas negociaciones en beneficio del desarrollo de México.

Por lo pronto, exponen estos conocedores, ya habrá voto libre y secreto para elegir a dirigentes,se establecerán consultas a los trabajadores frente a las negociaciones colectivas, se pasará de la Junta de Conciliación Arbitraje a los tribunales laborales y a esto se suma la ratificación del Convenio 98 en septiembre de 2018 por parte del Senado sobre libertad sindical dando por concluidos con ello los compromisos asumidos por México con sus socios comerciales del norte.

Contexto 

Como resultado de la promulgada reforma a la Ley Federal del Trabajo el 1 de mayo de 2019, la dinámica laboral en México da un golpe de timón que llevará a una nueva forma en la interacción entre empresas, empleados, sindicatos y autoridades.

El decreto que reforma alrededor de 500 artículos son en su mayoría referentes a fortalecer la democracia y rendición de cuentas en los sindicatos y la justicia laboral, así como requisitos adicionales que deben contener los contratos individuales de trabajo.

Entre los principales cambios que se hicieron a la ley, destaca “el derecho a la votación libre, directa y secreta de los líderes sindicales, y establecimiento de las condiciones necesarias para el procedimiento”.

También la “libertad de negociación colectiva que garantice la aplicación bilateral y supere los mínimos legales en salarios y prestaciones  ya la sustitución de las Juntas de Conciliación y Arbitraje por centros de Conciliación estatales y tribunales laborales” 

Resalta la creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral y la cancelación del registro del sindicato si sus representantes incurren en actos de extorsión.

Incluso, se elimina la cláusula de exclusión por separación por lo que no podrán ser despedidos los trabajadores que dejen de pertenecer a un sindicato y habrá reconocimiento de diferencia entre hombre y para obtener su igualdad ante la ley.

Sindicatos

Al 2018 se informó que en México había cerca de 4.5 millones trabajadores sindicalizados y tres mil 347 organizaciones laborales registradas ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS): esto se traduce según la dependencia en que 9% de la población ocupada está afiliada a algún sindicado y 13% de los trabajadores asalariados están sindicalizados.
En el ámbito federal, 47 son confederaciones o centrales obreras, 532 federaciones y dos mil 768 organizaciones sindicales.

La Dirección General de Registro de Asociaciones (DGRA) de la STPS destaca que de este total el 37% (mil 245), son sindicatos independientes, es decir, que no tienen afiliación a ninguna federación o confederación.

Durante 2017, la STPS emitió el otorgamiento de registro de 125 agrupaciones sindicales y entregó mil 718 constancias ya sea por actualización de comité directivo (736), padrón de integrantes (839) o reformas a estatutos (143).

Establece que la mayoría de gremios se encuentra en la Ciudad de México, con mil 86 (32.4 %), seguido del Estado de México, con 305 (9.1 %), Veracruz 183 (5.4%), Puebla 179 (5.3%), Jalisco 150 (4.5%) y Nuevo León 106 (3.2%).

Del total de sindicatos registrados, 775 (27.99%) están aglutinados en la Confederación de Trabajadores de México (CTM), 412 (14.88%) en la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y 352 (12.71%) en la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM).

Respecto de las ramas de la economía que más concentran a estos sindicatos, están las que laboran en zonas federales (522), la textil (338), Alimenticia (292), Química y Farmacéutica (205), de Autotransporte Federal (156), Metalúrgica y Siderúrgica (135), Automotriz (114) y Elaboradoras de bebidas (107).

Ruta

En entrevista exclusiva para Vértigo, Rubén Rosaldo, experto en sindicatos y fundador de Petroleros de Reforma Ideológica dice que la reforma laboral aprobada en 1 de mayo será un nuevo sindicalismo con beneficios obrero-patronal. “Nos da la satisfacción que siempre hemos deseado que sean totalmente democráticos y transparentes en todo lo que es del interés sindical”, expone.

Expresa que esto es benéfico para la productividad. “Tenemos y queremos ser productivos. Queremos salir de donde nos tiene, el sindicalismo no cumplió como debe de ser: necesitamos ser transparentes, democráticos y ayudar a la nueva democracia sindical del señor presidente para que los trabajadores sean beneficiados y que seamos empresas productivas. En el caso de Pemex, es la mejor empresa productiva del Estado y que el sindicato y Pemex trabajen de la mano. 

—¿Se vislumbra por primera vez un sindicalismo independiente?

—Históricamente hemos sido víctimas de un sindicalismo opresor que jamás vio por nuestros intereses sindicales y laborales. Los sindicatos se dedicaron nada más a saciar sus arcas y bolsillos, no vieron por los intereses de los trabajadores por eso están dañados y están lastimados. Yo creo que esa historia la vamos a tener que cambiar por otra mejor.   

Dice que esto es benéfico para México ya que se pedía en el acuerdo comercial con Canadá y Estados Unidos. “Les tenemos que quitar de lo que no se cumplió. Que sean sindicatos unidos, transparentes y que trabajen en beneficio para México. Que atiendan a su gente con capacitación, que tenemos gente muy capacitada, pero también que sea gente mejor capacitada para que tengamos mejores salarios y rinda más en la producción, que se superen todos los índices. El TEMC si nos beneficia mucho porque así nos da una pauta de que lo que queremos hacer un mercado más productivo”, expresa.  

Sobre si ve resistencias a estos cambios en el sindicalismo que ha imperado desde principios del siglo pasado. “Los compañeros están dolidos por lo que está pasando y si ellos están pidiendo un boto de confianza que nos permita llegar a un cambio justo, transparente y democrático. Que nadie este por encima de los derechos laborales, que nadie esté por encima de la ley y que nadie esté por encima del gremio petrolero. No debemos permitir que nadie por encima nunca más. Considero que lo que están haciendo los diputados y senadores es mejorar el ambiente laboral que ya no nos estén robando”, expresa.

—¿Cómo ve los cambios al interior del sindicato petrolero?

—De todos los secretarios generales de las 36 secciones y del propio Manuel Limón  está atrás Carlos Romero Deschamps, todavía no dicen si la renuncia ingreso a la Secretaría del Trabajo. No ha salido en medios sobre esta situación, hay una duda que esta en el aire si se fue o no se fue. Eso lo saben las autoridades sin ofenderlas pero tenemos que tener noticias sobre ese tema, como se va a hacer los cambios. Sabemos que el señor presidente está en una buena posición para la base trabajadora, necesitamos cuales van a ser las reglas, cuando van a salir las convocatorias y cuando las vamos a tener.

De esta forma, las nuevas reglas sindicales tienen como objetivo determinar una incipiente relación obrero patronal donde lo importante sea una buena correlación para mejorar la productividad nacional y competir codo acodo con nuestros socios comerciales.

 

Se crea el Centro federal de Conciliación

Durante este periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión en materia de trabajo se expidió la Ley Orgánica del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral que se encargará de agotar acuerdos entre empleado y patrón en asuntos individuales y colectivos del orden federal. Registrará, en el ámbito nacional, los contratos colectivos de trabajo, contratos-ley, reglamentos interiores de trabajo y las organizaciones sindicales, así como los procesos administrativos relacionados. Este centro se regirá por principios de certeza, independencia, legalidad, imparcialidad, igualdad, confiabilidad, eficacia, objetividad, profesionalismo, transparencia y publicidad.