Foto: Especial
Foto: Especial
31 marzo, 2020
Antonio Caporal

REELECCIÓN DE LEGISLADORES, EN CAMINO DEL LITIGIO ELECTORAL

Partidos de oposición acusan a diputados de Morena de aprobar un reglamento que les beneficiaría en el futuro proceso electoral federal de 2021.  

En 1933 se estableció en la Constitución General de la República la no reelección inmediata para los integrantes del Poder Legislativo; sin embargo en la reforma político-electoral de 2014 los legisladores reestablecieron esta práctica en la Carta Magna, pero no la reglamentaron, dejando en la indefinición jurídica su aplicación.

Hace unos días los diputados de Morena, PES y PT atendieron el retraso legislativo y reglamentaron la reelección, pero lo que aprobaron provocó la crítica de la oposición, de los analistas y de sus propios compañeros en el Senado porque dispusieron que aquellos legisladores que busquen reelegirse podrán hacer campaña sin pedir licencia al cargo; y además lo hicieron en ausencia de diputados del PAN, PRI y PRD, y con el voto en contra de MC.

Si el Senado no avala la reglamentación de la reelección de legisladores aprobada en San Lázaro por Morena y aliados podría darse el caso de que tengan que ser los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) quienes apliquen sus criterios para regular dicha práctica.

El desinterés y las prisas

La reforma política-electoral de 2014 introdujo la reelección para legisladores federales con una serie de argumentos, como que ello permitía su profesionalización, daba pie a la rendición de cuentas e incluso aseguraron que era un signo de madurez política.

Pero como ha ocurrido en repetidos casos, ni aquella LXII Legislatura que aprobó la reforma ni la LXIII que le sucedió lograron concretar acuerdos para reglamentar la disposición constitucional; parte del desinterés es que se trataba de una reforma que no aplicaba para ellos, es decir, los integrantes de la LXII y la LXIII legislaturas no tendrían derecho a reelegirse, conforme a lo establecido en los artículos transitorios de aquella reforma.

Los actuales diputados federales, con pleno derecho a reelegirse, buscaron aprobar la reglamentación respectiva lo antes posible en virtud de que todo cambio constitucional en materia electoral debe quedar aprobado 90 días antes de que inicie el proceso federal electoral respectivo. Esto es, debe quedar aprobado a más tardar a finales de mayo porque en septiembre próximo inicia el proceso federal 2020-2021.

Los constantes desacuerdos en la Cámara de Diputados fueron atrasando la aprobación de lo relativo a la reelección de legisladores y la crisis sanitaria por el COVID-19 agravó el retraso porque la oposición —PAN, PRI y PRD— se retiró de los trabajos legislativos.

Sin mucho tiempo por delante, Morena y sus aliados del PT, PES y PVEM aprobaron la reglamentación sobre la reelección consecutiva de legisladores el pasado 18 de marzo, con el voto en contra de MC y con la ausencia de priistas, panistas y perredistas.

Para Morena y sus aliados era importante reglamentar la reelección de legisladores porque de esta forma “se evita que el Instituto Nacional Electoral decida el proceso de reelección, por la omisión de la Cámara de Diputados”.

“Avorazados”

La Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y Ley General de Partidos Políticos para regular la elección continua de legisladores federales.

El documento enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales establece que “los senadores podrán ser electos hasta por dos periodos consecutivos, mientras que los diputados al Congreso de la Unión hasta en cuatro ocasiones seguidas”.

Asimismo los diputados establecieron que “los legisladores federales que pretendan ser electos para el mismo cargo por un periodo consecutivo podrán participar en el proceso electoral sin separarse del cargo”.

Y fue justamente esto último lo que despertó las críticas de los analistas y la oposición.

La diputada Martha Tagle, de MC, señaló que “es una ley hecha a modo de los legisladores de Morena”.

Camerino Márquez Madrid, representante del PRD ante el INE, manifestó su rechazo a lo aprobado por Morena y sus aliados en el sentido de que los legisladores que busquen la reelección no tendrían la obligación de solicitar licencia al cargo: “Con ello se violentan los principios de equidad e igualdad establecidos en la ley. Esto beneficia de manera directa al partido gobernante porque permitirá que sus legisladores hagan campaña con recursos públicos y ostentando la representación legislativa sin tener que separarse del cargo, lo que volverá más que probable su reelección”.

Alejandra Esparza, diputada del PRD, calificó como “un albazo legislativo la aprobación de la reelección de los legisladores en periodos inmediatos sin necesidad de retirarse del cargo”. Agregó: “Un diputado tiene mayores ventajas económicas frente a alguien que no está en la política”.

La perredista también afirmó que “los legisladores de Morena aprovecharon la ausencia de la oposición para subir a tribuna la iniciativa y beneficiar a sus aliados políticos del PES ya que los diputados pesistas podrán buscar la reelección a pesar de que su partido perdió el registro”.

El diputado Miguel Riggs Baeza, del PAN, calificó como “avorazada” la reforma que aprobaron Morena y sus aliados: “¿Cuál es la desventaja a la que se enfrenta un aspirante a diputado frente a uno que busque reelegirse? Pues que este último podrá disfrazar su campaña con sus labores parlamentarias”.

El diputado Alan Falomir, de MC, aseguró que es una “irresponsabilidad estar legislando temas electorales cuando el país se encuentra en una contingencia”.

Alejandro Moreno, presidente nacional del PRI, y René Juárez, coordinador de los diputados priistas, expresaron su “rechazo a la manera apresurada en que se llevó a cabo la aprobación de la reforma que regula la reelección de diputados y senadores ya que no se garantiza la pulcritud del proceso legislativo y genera incertidumbre a nuestro marco jurídico”.

“Congeladora”

“Albazo es albazo aquí y en China y no puede defenderse como una práctica legislativa aceptable”, apuntó el colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes al referirse a lo aprobado por Morena en San Lázaro:

“Cualquier asunto a tratar en cabildos o congresos debe darse a conocer a la sociedad con al menos con 48 horas de anticipación; cualquier medida contraria es opaca y un síntoma de que las decisiones en esos espacios están capturadas: es una práctica del siglo pasado que debe terminar si los congresos locales o nacionales buscan aspirar a aquello que suena tan seguido, que dicen ser Parlamento Abierto”.

Añadió el colectivo: “Esperemos que en el Senado se reviertan esas prácticas y haya una discusión de fondo sobre el tema”.

En tanto Manuel Guadarrama, coordinador de la unidad de Gobierno y Finanzas del Instituto Mexicano para la Competitividad, expuso: “Independientemente del albazo de los diputados, de la regañada del presidente en ‘la mañanera’ por su aprobación, y de lo qué pasará en el Senado, esta reforma abre un debate sobre la reelección y la forma de reglamentarla. A nivel internacional a los legisladores que tienen permitido reelegirse no se les obliga a pedir licencia. La parálisis legislativa, al igual que suplentes sin ninguna experiencia, puede ser contraproducente. Por otro lado el piso parejo en las contiendas electorales siempre es deseable. La reforma se queda en un buen deseo: observar estrictamente las disposiciones legales dirigidas a preservar la equidad en las contiendas políticas, así como el uso eficiente, eficaz, honrado, transparente e imparcial de los recursos públicos, pero surgen las dudas: ¿cómo mantener la equidad si se pueden armar eventos masivos con pretexto del informe de labores?, ¿cómo mantener y vigilar una estricta separación del uso de recursos públicos en los procesos electorales?”

Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política en el Senado, sentenció: “No voy a prejuzgar el trabajo legislativo de la cámara baja, pero tampoco vamos a legislar bajo presión y yo creo que es prudente, conveniente, que revisemos muy bien las minutas que nos envió la Cámara de Diputados”. Y remató: “No se va a aprobar mañana y quizá no se apruebe en este periodo”.

Fernando Dworak Camargo, coordinador académico del Diplomado en Operación Legislativa del Instituto Tecnológico Autónomo de México, aclaró que si el Senado no aprueba la reglamentación sobre la reelección de legisladores, igual se dará esta práctica pero “según los criterios del Instituto Nacional Electoral y las resoluciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación”.