fresas_semarnat.jpg
Semarnat
18 junio, 2020
Redacción
Bienestar

Plantas, las mejores aliadas para reducir el estrés que genera el encierro

Además de proporcionar importantes beneficios para la salud física, consiguen mejorar considerablemente el estado de ánimo

El encierro, derivado de la pandemia por coronavirus, ha acentuado la sensación de estrés, ansiedad y depresión entre la población en general. Sin embargo, existe una solución al alcance de cualquier persona y sin necesidad de salir a la calle, se trata de las plantas.

“Las plantas, además de proporcionar importantes beneficios para la salud física, consiguen mejorar considerablemente el estado de ánimo. Así que es hora de voltear a ver tu jardín y reavivarlo”, indicó Daniel Gómez Bilbao, paisajista y fundador de Huatan, firma de arquitectura de paisajismo.

Existen diversos estudios que afirman que con sólo contemplar las plantas y estar en contacto con ellas mejora la salud y el bienestar. Uno de ellos, desarrollado en Philadelphia, Estados Unidos, por el Dr. Roger Ulrich, y publicado en la revista Science, analizó el efecto de estos seres vivos en pacientes con problemas de vesícula.

Se experimentó con 46 personas que necesitaban una cirugía de dicho órgano. A la mitad de ellas la hospitalizaron en habitaciones con ventanas hacia el exterior, con vista a un pequeño bosque, y a la otra mitad en cuartos sin ventanas.

El resultado fue que 23 de los pacientes que estaban en cuartos con ventanas necesitaron menos días de hospitalización y tuvieron menos problemas postquirúrgicos.

A este efecto se le llama biofilia, que no es más que la relación que tiene el ser humano con la naturaleza, por el simple hecho de rodearse de ella y contemplarla.

El jardinero que llevas dentro

Las plantas dotan al ser humano de oxígeno y lo protegen de componentes contaminantes del aire, como el Co2 (dióxido de carbono); pero también proveen de alimentos saludables, como frutas, verduras y semillas.

Por si fuera poco, reducen la temperatura ambiental, generan sombra y resguardo para la fauna y crean acentos de belleza en casas y espacios públicos. Algunas fungen, incluso, como remedios caseros de ciertos malestares. Para todo ello es necesario cuidarlas: regarlas, podarlas y alimentarlas con abono, entre otras cosas. Y eso es lo que beneficia la salud emocional.

“Este efecto es posible gracias a que se ponen en actividad a los cinco sentidos y la mente se mantiene ocupada constantemente. Es decir, al apapachar las plantas se usa, en buena medida, el sentido del tacto. Y ya de paso, se consiente el olfato, la vista, el oído y el gusto”, destacó el paisajista Gómez Bilbao.