Pareja l- Vasyl Dolmatov.jpg
Vasyl Dolmatov
25 noviembre 2021
Redacción
Bienestar

México y España refuerzan colaboración en reproducción asistida

En México se estiman 2.6 millones de casos de infertilidad; cada año se suman 180 mil

La infertilidad es un problema de salud que debe ser atendido con humanismo y calidez, toda vez que es una condición que puede generar un severo estrés emocional y depresión o, en casos más graves, violencia en la pareja e incluso separaciones o divorcios, alertó el doctor Carlos Maquita, médico especialista en biología de la reproducción.

Maquita Nakano detalló en México se estima que existen 2.6 millones de casos de infertilidad y cada año se suman 180 mil, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), entre cuyas causas destacan -en el caso de las mujeres-, padecimientos como endometriosis, ovario poliquístico y enfermedades de transmisión sexual; en cuanto a los hombres están el varicocele (venas dilatadas en el escroto), diabetes y el estrés oxidativo en espermatozoides.

Lo anterior se dio a conocer en el marco de la conferencia de prensa en la que se informó de la alianza entre las clínicas Red Crea de México, encabezadas por el doctor Carlos Maquita, y UR de España, por el doctor José Jesús López Gálvez como presidente y consejero delegado, en la que se dijo que las instituciones unirán su amplia trayectoria, tecnología e innovación con el humanismo y experiencia de cerca de tres décadas de Red Crea en México para conformar el grupo UR Crea Medicina Reproductiva.

“UR Crea Medicina Reproductiva surge luego de que el doctor Carlos Maquita aceptara nuestra invitación para integrarnos, la cual se dio porque sabemos de su amplia experiencia y liderazgo en medicina reproductiva”, explicó el doctor López Gálvez, quien detalló que en España UR realiza más de 15 mil ciclos de fertilización in vitro al año.

Por su parte, el doctor Carlos Maquita expuso que con la integración se podrá beneficiar a más personas y parejas que tengan el sueño de ser padres por medio de un trato personalizado y con diagnósticos certeros, siempre con la calidad y calidez ahora de UR Crea Medicina Reproductiva.

López Gálvez añadió que a nivel global la infertilidad afecta a más de 48 millones de parejas. “Es una enfermedad que puede generarse por factores masculinos, femeninos, una combinación de ambos, pero se deben investigar todas las posibles causas porque si bien los principales orígenes pueden ser hormonales o genéticos, los factores ambientales y de estilo de vida –tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, obesidad, exposición a contaminantes ambientales, estrés, mala alimentación y la postergación de la maternidad– también se han asociado con menores tasas de fecundidad”.

Los expertos destacaron que más del 90 por ciento de los problemas de infertilidad tienen solución con tratamientos de reproducción asistida, además de que se cuenta con avances científicos tales como disponer de gametos de donantes en caso de no poder tener hijos biológicos por riesgo de transmitir enfermedades o no tener gametos propios.

Para UR Crea Medicina Reproductiva -apuntaron- es fundamental tomar en cuenta la gran diversidad de personas, tales como parejas del mismo sexo, personas que están a punto de terminar su edad reproductiva, quienes no mantienen relaciones sexuales o padecen determinadas afecciones médicas (como parejas serodiscordantes en relación con el VIH), o quienes han superado el cáncer y pueden apoyarse de los tratamientos que otorga reproducción asistida.

El doctor Maquita Nakano, ahora director general de UR Crea Medicina Reproductiva, refirió que “la infertilidad puede traer consecuencias negativas a las parejas que la padecen tales como estigmatización social, estrés emocional, depresión, ansiedad, baja autoestima, separación y, en particular las mujeres pueden sufrir un mayor riego de violencia.

No obstante, agregó, el avance y las colaboraciones medicas entre países han perfeccionado los métodos de la reproducción asistida, ante lo cual nuestra principal misión es ser el catalizador del anhelo de ser papás, siempre con base en la ciencia, pero con la honestidad y calidez inherentes, porque los tratamientos deben ser únicos para cada caso; es decir, totalmente adecuados y personalizados a cada paciente y sus necesidades.