suarez-1060.jpg
14 julio 2021
Daniela Suárez Roel
Columnas

RUPTURA DE MEMORIA

“Los síntomas de depresión fueron más graves en personas que terminaron una relación recientemente”.

Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos.

Jorge Luis Borges

La memoria es algo extraño. De repente puede ser selectiva y también en un descuido todo olvida. Hay veces que nos acordamos de cosas específicas de hace muchos años y hay ocasiones en las que aun cuando hagamos esfuerzos descomunales no podemos ni recordar qué desayunamos ese mismo día. La memoria es imaginativa y puede llegar a ser muy inventiva. Lo que recordamos de repente se archiva de manera geométrica en cajones muy bien acomodados, pero también hay momentos en los cuales nuestra memoria nos falla y pareciera que está compuesta por bolas de papel en un cesto de basura.

Algo curioso sobre la memoria es que emocionalmente es cambiante y de acuerdo con un nuevo estudio si acabamos de pasar por una ruptura amorosa la memoria falla más que si estamos en una relación.

Una investigación que publica la revista Frontiers in Behavioral Neuroscience encontró evidencia de que la emoción de tristeza que acompaña a una ruptura puede afectar la función de la memoria. Es decir, los expertos hallaron que los síntomas de depresión padecidos por personas que terminaron una relación se asocian con la reducción de la activación de una red de neuronas en áreas del cerebro que involucran a la memoria.

Los autores del estudio se motivaron con diversos estudios que sugerían que el estrés y la depresión se asocian con cambios neuronales y de comportamiento en especial en la memoria. Por ello decidieron realizar su experimento con personas que acababan de pasar por una ruptura. Los investigadores hicieron estudios de imágenes de resonancia magnética funcional (FMRI, por sus siglas en inglés) a una muestra de 71 personas que habían terminado una relación en los últimos seis meses y los compararon con 46 personas que estaban en una relación en ese momento.

Información sensorial

La actividad cerebral se monitoreó mientras los participantes completaban distintos exámenes de memoria. Las pruebas variaban en grados de trabajo cognitivo y a la vez les pedían otras tareas, como que emparejaran un estímulo presentado en la pantalla con un estímulo presentado en pruebas anteriores. Además, los participantes también completaron un cuestionario con una escala de síntomas depresivos. Como lo esperaban, los expertos encontraron que los síntomas de depresión fueron más graves en las personas que terminaron una relación recientemente.

Curiosamente, aunque los dos grupos tuvieron resultados similares durante las pruebas de mucha carga de trabajo cognitivo, el grupo que recién terminó relaciones mostró una mayor precisión y un tiempo de reacción más rápida durante las pruebas de baja carga de trabajo en comparación con el grupo que estaba en una relación.

Los autores del estudio afirman que este rendimiento superior entre ese grupo podría ser una prueba de la mejora en el procesamiento de la información sensorial, algo que se observó anteriormente entre las personas que sufren estrés agudo.

En comparación con el grupo que estaba en una relación, el grupo de personas que recién terminaron con alguien mostró poca actividad en el precúneo, un área del cerebro implicada en la recuperación de la memoria. Además, en este mismo grupo, a medida que aumentaba la sintomatología depresiva disminuía la activación de un grupo de regiones cerebrales que incluían a la corteza cingulada anterior, el precúneo y la corteza motora suplementaria, también áreas clave implicadas en el procesamiento de la memoria de trabajo.

Y tú ¿has experimentado fallas en la memoria al terminar una relación?