DeNota-Bob-Dylan-20342463919432-AP.jpg
17 diciembre, 2020
Pablo Reyes
Columnas

CATÁLOGO UNIVERSAL

Bob Dylan vende su catálogo de composición a Universal Music Group, empresa que adquirió el inventario del artista, de más de 600 canciones. El acuerdo se considera la mayor adquisición en la historia en cuanto a derechos editoriales de publicación musical se refiere.

En casi 60 años de carrera artística Dylan ha creado una obra asombrosa: baladas folk nostálgicas, serios himnos pacifistas, temas de rock ardientes, melodías country relajadas e incluso algo de gospel.

Lo cierto es que las canciones de Bob Dylan definieron una era en la historia musical estadunidense y muy probablemente del mundo entero.

El valor artístico de su catálogo, recién adquirido por Universal Music Group en un acuerdo de gran éxito, es difícil de exagerar. ¿Por qué Universal Music Group habría de comprar ese catálogo de composición a estas alturas del partido? La respuesta es muy simple: los ingresos de su música siguen llegando, explican los expertos.

Y es que el valor de la obra de composición de Dylan no es solamente una cuestión de sus contribuciones a la cultura, según los expertos de la industria musical: Universal, una unidad del conglomerado de medios francés Vivendi, puede cosechar enormes recompensas después de tomar el control tanto de los ingresos que recibe Bob Dylan como compositor como de más de 600 derechos de autor de canciones.

Universal cobrará regalías cada vez que la música de Dylan se venda, se transmita o aparezca en otros medios, como cine y series de televisión. Desde los temas favoritos que definen a toda una generación, incluyendo Blowin’ in the Wind, hasta el épico tributo a John F. Kennedy, Murder Most Foul.

Aquí una breve explicación: cada vez que una canción aparece en un comercial de televisión o que se transmite en Spotify o que es “tocada” en una película el editor de ese trabajo recibe un pago, sin importar quién lo interprete.

Razones

A todo esto Universal tiene prohibido por contrato revelar cuánto pagó como parte del acuerdo, pero una fuente le dijo a NBC News que el precio de venta es “una cantidad considerable de nueve cifras, más allá de los 200 millones de dólares”. Por su parte el portavoz de Dylan expresó que no podía comentar ninguna cifra, invocando el contrato, y agregó que el propio cantautor no haría una declaración al respecto.

La potencial ganancia para la compañía discográfica es aún mayor si se considera lo que hace que Dylan sea raro entre los artistas de grabación profesionales, mencionan expertos como Jeff Slate, compositor y periodista musical que ha escrito para The New Yorker, Esquire y otras publicaciones.

La primera razón es que Dylan, que recibió el Premio Nobel de Literatura por sus “composiciones líricas de extraordinario poder poético”, es la única persona que figura en los créditos de escritura en la mayoría de sus canciones, lo que significa que Universal no tendrá que dividir las regalías con colaboradores u otras partes interesadas.

La segunda razón es que el trabajo de Dylan ha sido tan ampliamente versionado por otros artistas, que según Universal sus canciones se han grabado más de seis mil veces, lo que continuará generando regalías cada vez que otros músicos le den su propio toque.

Y la tercera razón es que las canciones de Dylan enumeran más de 800 créditos en películas como Easy Rider, Dazed and Confused, Forrest Gump, The Royal Tenenbaums y muchas otras cintas.