Zócalo CDMX
28 noviembre 2022
Samuel Rodríguez
Columnas

MONTAÑOTA CONTRA MONTAÑITA

“La oposición le jaló la cola al tigre”.

El amplio respaldo social al presidente Andrés Manuel López Obrador y la 4T será evidente: la marcha convocada para el 27 de noviembre marcará un antes y un después en materia de democracia y, por supuesto, de soporte social.

Las expresiones verbales de apoyo, así como los mensajes en los que se advierte que el presidente no está solo, se materializarán con la presencia de millones de ciudadanos en la marcha.

El hecho inédito en la historia político democrática de México de que el titular del Ejecutivo federal encabece una marcha representará un mensaje más que claro para los opositores.

La marcha del pasado 13 de noviembre será valorada en su justa dimensión como consecuencia de la presencia en las calles de los ciudadanos que apoyan a la cuarta transformación.

El mensaje será claro: montañota contra montañita. Hombre por hombre y mujer por mujer, quienes saldrán a las calles el 27 de noviembre sin más expresión que su presencia dejarán en claro del lado de quién está la mayoría de la población.

Una expresión que en términos de democracia es definitiva.

Convocatoria

Desde ahora puede darse por descontado que los morenistas abarrotarán las principales plazas del país y dejarán constancia de las verdaderas dimensiones del músculo social de la 4T, que a la fecha se traduce en votos suficientes para que Morena sea el partido con más gobernadores, Congresos locales y representantes populares en el país.

No cabe duda que el llamado hecho por el presidente López Obrador a que se corra la voz para que el pueblo acuda a la marcha tendrá un efecto alentador entre los ciudadanos.

En paralelo, la presencia de políticos y dirigentes, junto con militantes y simpatizantes de Morena en todas las plazas importantes del país, no dejará lugar a dudas del respaldo social a la reforma electoral. Desde ahora, la amplia movilización social servirá para garantizar la continuidad de la cuarta transformación a nivel nacional.

Y llegado el momento, por supuesto, dejará evidencia de que los candidatos de Morena a las gubernaturas tanto en el Estado de México como en Coahuila cuentan con amplias posibilidades de salir adelante.

Por otra parte, exhibirá a una cuarta transformación unida en torno de la figura de López Obrador como líder nacional.

Finalmente, terminará con el mito político de los acarreos y demostrará que Morena, con López Obrador al frente, está dispuesto a concretar la cuarta transformación del país.

Con la marcha del 13 de noviembre la oposición le jaló la cola al tigre, y las consecuencias son evidentes. Quisieron jugar a las venciditas y apropiarse de las calles, sin aceptar que ese no es su espacio, ni cuentan con el suficiente apoyo social. Ahora tendrán una exhibición de la capacidad de convocatoria y el respaldo ciudadano que tiene el presidente.

Y si no, al tiempo.