Copia de COLUMNAS (1920 × 1080 px)-6.png
24 septiembre 2022
Samuel Rodríguez
Columnas

UNA CANDIDATURA AÚN LEJANA

“Redefinición de conceptos”.

Aunque la selección de candidato a la gubernatura de Puebla por Morena se aprecia lejana, desde ahora hay dos claros prospectos en lo que se antoja una prolongada recta final.

Como en los clásicos teledramones, dos prospectos políticos se disputan abiertamente y sin el menor recato la postulación de Morena que daría continuidad en Puebla a la 4T. Y lo hacen desde una posición equilibrada en materia de proyección y cercanía con el círculo cercano al presidente López Obrador, desde el Poder Legislativo.

Ignacio Mier Velazco, en su calidad de presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, y Alejandro Armenta Mier, como presidente del Senado de la República, tienen además de un parentesco cercano el claro propósito de ser considerados como parte de la encuesta que definirá al candidato de Morena para suceder a Miguel Barbosa Huerta.

Ambos aceptan abiertamente sus aspiraciones, que si bien no son únicas sí están por encima del resto de los aspirantes de Morena en cuanto a trayectoria y músculo político.

Entre los otros aspirantes a la postulación de Morena, con el aval de Barbosa, se encuentran Melitón Lozano, Olivia Salomón y Sergio Salomón, quienes se desempeñan como secretario de Educación, secretaria de Economía y presidente del Congreso estatal, respectivamente.

Por parte de la oposición el político más visible es el presidente municipal de la capital estatal, Eduardo Rivera Pérez, a quien destapó de manera temprana, pero con tibieza, el líder nacional del PAN, Marko Cortés.

Indicadores

Un ejercicio realizado por TResearch en agosto arroja que Armenta es el aspirante más conocido rumbo a las elecciones de 2024 para la gubernatura de Puebla, ya que 38% lo conoce, aunque solo 13% votaría por él.

Por otra parte, un ejercicio de Massive Caller a nivel de partidos ubicó el 11 de septiembre a Morena a la cabeza en el caso de la elección en Puebla con 52.9%, seguido del PAN con 27.5, Movimiento Ciudadano con 7.6 y PRI con 5.3 por ciento.

En lo que a hace la disputa interna en los institutos políticos, sin considerar alguna alianza o coalición, lo que podría ser un indicador de preferencia electoral, en el PAN Eduardo Rivera Pérez está a la cabeza con 46.3%. Le siguen Ana Teresa Aranda con 36.9, Javier Lozano Alarcón con 7.5, Humberto Aguilar con 5 y Mario Riestra Piña con 3.8 por ciento.

En la arena priista Blanca Alcalá Ruiz lidera con 35.2%, Jorge Estefan Chidiac con 34.6 y Néstor Camarillo Medina con 26.8 por ciento.

Por su parte, en Movimiento Ciudadano aparece como puntero Fernando Morales Martínez con 43.9%, seguido de Nancy de la Sierra Arámbulo con 26.8 y Grace Palomares con 12.9 por ciento.

La cuadra morenista es la que presenta más prospectos: seis en total. En este caso Alejandro Armenta está a la cabeza con 30.2% y le siguen Claudia Rivera Vivanco con 23.5, Melitón Lozano Pérez con 17.1, Ignacio Mier con 11.8, Gabriel Biestro Medinilla con 8.3 y Salomón Céspedes Peregrina con 3.7 por ciento.

Otro ejercicio elaborado por Rubrum, difundido el 8 de septiembre, en el campo de intención de voto a nivel de partidos coloca a Morena al frente con 38.6%, seguido del PAN con 31 y el PRI con 11 por ciento.

Ambos ejercicios, si bien se aprecian prematuros, responden a la dinámica de selección de prospectos anticipada que ha impuesto la 4T y que incluso ha llevado a la redefinición de conceptos para pasar de los tapados a las corcholatas.

Lo importante en el caso de la disputa por la candidatura de Morena en Puebla, a más de un año de distancia para que inicie el proceso formal, es que dos de los prospectos desempeñan un papel fundamental en el Congreso de la Unión y su trabajo les permite contar con mayor exposición mediática y proyección política.