Students with gadgets
28 julio, 2020
Arturo Moncada
Ciencia

EN AUGE, LA ADAPTACIÓN TECNOLÓGICA POR COVID-19

Salto al Futuro

La crisis por el Covid-19 puso de relieve la importancia de la preparación tecnológica y digital que los países deben tener: gracias a estos factores empresas y particulares han logrado sortear y adaptarse a las condiciones impuestas por la pandemia sin necesidad de interrumpir sus actividades diarias.

En el ámbito particular, si bien muchas personas manejaban diversas tecnologías antes del confinamiento registrado en el mundo, otras tantas se vieron en la necesidad de aprender a utilizar tecnologías de consumo que no consideraban antes. Así, desde smartphones, pasando por tabletas, computadoras de escritorio y portátiles, hasta aplicaciones (Apps) y programas de software se convirtieron en pieza clave para el trabajo, comunicación y espacios de entretenimiento personal y en la única forma de contacto que millones de personas todavía hoy tienen con amigos y familiares.

Exigencia

Para muchos expertos del sector, con la pandemia la dinámica de contar con un aparato o herramienta tecnológica de comunicación, de salud o un servicio digital llegó para quedarse.

Ejemplo de ello son las cámaras web, que se agotaron en casi todas partes. La misma suerte presentaron los oxímetros de pulso. Otros servicios digitales también registraron un gran auge. El proveedor de videoconferencia Zoom, anteriormente una herramienta utilizada principalmente por empresas, pasó por ejemplo a ser parte de usuarios convencionales y ya en abril presentaba 300 millones de participantes diarios en comparación con los diez millones anteriores a la pandemia.

No obstante, otros expertos se preguntan si el efecto en la tecnología provocado por la crisis sanitaria continuará a largo plazo para la industria de la electrónica de consumo.

Santiago Cardona, director general de Intel México, señala que “el Covid-19 ha cambiado para siempre los comportamientos de los consumidores. El comercio online de productos y servicios experimenta un auge irreversible y cada vez son más los trabajadores que ejercen su profesión mediante conexiones remotas. Pero no solo a nivel empresarial sino también a nivel personal notamos un incremento considerable en la demanda de aparatos tecnológicos, sobre todo de computadoras. Esto principalmente por la urgencia de adaptar un espacio para el trabajo remoto, seguro y estable para hacer home office o contar con un dispositivo para educación a distancia”.

Tan solo en abril, indica, las ventas de computadoras portátiles en México aumentaron más de 40% en comparación con el año pasado.

Para Cardona esto demuestra que “el Covid-19 ha sido un catalizador que impulsó a marcha forzada a muchas empresas a iniciar su viaje de transformación digital y a consumidores a acelerar su adopción de tecnología”.

Maren Lau, vicepresidenta de Facebook para América Latina, señala en tanto que “la característica que ha puesto al sector tecnológico por encima del resto en esta crisis es que durante años, sin saberlo, su modelo cotidiano fue el que hoy todos buscan adoptar”.

Adaptación

Mojo Vision, una empresa de lentes de contacto de realidad aumentada, encargó una encuesta independiente para investigar el auge de la tecnología que la pandemia provocó en las personas. El sondeo, realizado en junio, involucró a dos mil individuos que se autoidentificaron como pertenecientes a cinco diferentes categorías de consumidores: 43% de los encuestados se clasificó en dos categorías de los llamados primeros adoptadores —innovadores y primeros adoptadores— y 57% se clasificó en tres categorías de los llamados adoptadores posteriores —mayoría temprana, mayoría tardía y rezagados.

En los resultados, 90% de los encuestados informó que sus actitudes hacia la tecnología se volvieron más positivas como fruto de la pandemia. La encuesta también encontró que 60% de los primeros adoptantes y 40% de los adoptadores posteriores compraron o probaron nuevos dispositivos, Apps o servicios debido a la pandemia; 50% de ambos grupos indicó que generalmente usan más la tecnología, y 76% de los primeros adoptantes y 41% de los adoptadores posteriores indicaron que es probable que continúen comprando y probando nuevos dispositivos, aplicaciones o servicios tecnológicos después de que la pandemia disminuya.

El mayor cambio, según la encuesta de Mojo, se produjo en el grupo de mayoría temprana. Estos consumidores generalmente tendían a esperar a que un producto tecnológico se volviera popular —y al menos a una segunda generación, si no a la tercera, para llegar— antes de traerlo a sus vidas. Pero 42% de ese grupo indicó que la pandemia aceleró su adopción de tecnología y 48% dijo que era probable o algo probable que continuaran comprando y probando nuevos dispositivos y tecnologías más temprano que tarde.

Entonces, ¿la tecnología recibe mayor impulso? Herramientas de comunicación virtual, seguidas de cerca por los servicios en línea así lo indican, pero incluso el transporte alternativo, como los scooters eléctricos y los vehículos semiautónomos, atraen más interés de las personas, quienes indican que este tipo de tecnología no estaba realmente en su radar previo a la pandemia.

Pero más allá de las necesidades de trabajo, comunicación y educación, la pandemia demostró que es posible migrar con éxito al escenario digital, donde todos tendrán que estar capacitados antes de lo previsto.

RECUADRO

Detonante tecnológico

La crisis sanitaria actual también detonó el crecimiento de tecnologías cuya adopción masiva aún estaba en duda, como la impresión 3D. Ante la disrupción de las cadenas de suministro y manufactura varios emprendedores y organizaciones empezaron a utilizar impresoras 3D para acelerar la producción de piezas o refacciones para aparatos médicos. La consultora Market Search Engine proyecta que la impresión 3D para suministro médico crecerá a un ritmo de 21.5% anual hacia 2025, impulsada por las nuevas necesidades que trajo la pandemia.

Los videojuegos son otro ejemplo de crecimiento. Un informe de Nielsen SuperData indica que solo en abril de este año las ventas mundiales de videojuegos sumaron diez mil 500 millones de dólares, un aumento de 17% con respecto del mismo mes de 2019. En México la previsión es que el sector crezca de mil 800 millones de dólares en 2019 a dos mil 200 millones en 2020, según la consultora Newzoo.

Fuente: FayerWayer