Sebastián Piñera
13 octubre 2021
Redacción
Internacional

Acusa oposición chilena constitucionalmente a Piñera

Por venta de una propiedad familiar que favorece un proyecto minero

Santiago, Chile, 13 de octubre. Los diputados de la oposición presentaron una acusación constitucional contra el presidente chileno Sebastián Piñera por faltar a la probidad y comprometer el honor de la nación por su supuesta vinculación con la venta de una propiedad familiar para favorecer un proyecto minero.

La acusación se basa en las revelaciones de los llamados Papeles de Pandora, que a comienzos de mes revelaron negocios de autoridades y millonarios en paraísos fiscales.

La acusación fue introducida en la Cámara de Diputados, la que sorteó a los cinco miembros de una comisión revisora que analizará y hará recomendaciones a la sala, que no son vinculantes. Luego de ser notificado Piñera tendrá 10 días para responder al grupo.

La iniciativa busca aclarar el papel del mandatario en la venta a un empresario amigo del proyecto minero y portuario Dominga, firmado en diciembre de 2010 a nueve meses de iniciar su segundo mandato presidencial.

La acusación se suma a la investigación penal iniciada la semana pasada por la Fiscalía Nacional contra el mandatario por presuntos delitos tributarios, cohecho y soborno por la venta de Dominga, que condicionó el pago de la última de tres cuotas por diez millones de dólares a que “no hubiese modificaciones en la normativa medioambiental que entorpecieran el desarrollo del proyecto”, dijo la directora de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, Marta Herrera.

En agosto de 2010 Piñera anunció la reubicación de una termoeléctrica a carbón ya autorizada. Explicó que logró el cambió tras conversar con los dueños y que lo hizo para alejarla de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, en el norte de Chile. En ese momento se desconocía que su familia estaba a punto de firmar la venta de Dominga, proyecto que busca instalarse en La Higuera, la misma comuna de la que fue sacada la termoeléctrica, a 30 kilómetros de una reserva marina.

Tras la presentación de la acusación el diputado opositor Gabriel Ascencio declaró que “es imposible no creer que el presidente es culpable”.

Su colega Jaime Naranjo señaló que con la presunta vinculación de Piñera con el caso Dominga “se pone en cuestión el honor de la nación” y el artículo constitucional sobre probidad.

Piñera alega en su defensa que la venta “no me fue consultada ni informada” y que todo sobre el negocio de Dominga fue conocido durante una investigación judicial de 2017 que lo sobreseyó de supuestos delitos por la compra de una pesquera peruana por parte de una de sus empresas.

Sin embargo, Herrera afirmó que “no hay cosa juzgada” porque el presunto pago condicionado al proyecto de la minera se desconocía.

Para que la acusación sea aprobada en la Cámara de Diputados se necesitan 78 votos de los 83 legisladores. De pasar al Senado, se requieren 29 de los 43 pero se estima que sería difícil para conseguir los cinco votos adicionales que precisa.

Esta es la segunda acusación constitucional que enfrenta Piñera. La anterior fue presentada en 2019 por las graves violaciones a los derechos humanos durante la represión de un estallido social.