THAILAND-HEALTH-VIRUS
LILLIAN SUWANRUMPHA/AFP
04 mayo 2021
Claudia Luna Palencia
Internacional

HACER TURISMO CON LA PANDEMIA A CUESTAS: RETO GLOBAL

Vacunación: atracción para viajeros

La Organización Mundial de Turismo (OMT) advierte en su más reciente Barómetro que la recuperación de la industria del turismo global será efectiva después de 2023: hay ansia por retomar los niveles prepandemia tanto en el flujo de viajeros como en el monto de ingresos.

Los países más dependientes de las divisas externas que deja el turismo internacional están ávidos por que el control de la pandemia permita dar una vuelta de tuerca a los quebrantos en el sector del último año: mil millones de viajeros menos respecto de 2019 y pérdidas por 1.3 billones de dólares en ingresos a escala mundial, con un desempleo en el sector estimado entre 100 a 120 millones de personas.

Hay regiones más golpeadas que otras en este renglón de la movilidad y de las penalizaciones a los turistas. Sobre todo Europa encabeza el listado con una pérdida de 500 millones de viajeros menos.

Justo Europa, que tradicionalmente lideraba el listado de los diez países más visitados del orbe, con seis de sus integrantes entre las preferencias de los viajeros (Francia, España, Italia, Reino Unido, Turquía y Alemania), ve desmoronarse sus expectativas.

El golpe de la urgencia sanitaria es directo y en seco porque la respuesta de Europa se da con el cierre de fronteras, la prohibición de vuelos, cuarentenas, confinamientos y toques de queda.

La esperanza inmediata para la Unión Europea (UE) pasa por el Certificado Digital Verde (con código QR) que empezará a funcionar de forma homologada a partir del verano próximo en sus 27 países con la finalidad de facilitar el arribo de paseantes extranjeros que demuestren al menos una de las condiciones siguientes: 1) que han recibido las vacunas antiCovid; 2) que tienen anticuerpos porque han pasado el contagio, y 3) cuentan con una PCR negativa con 48 o máximo 72 horas de antelación al viaje.

Por muchas décadas Europa siempre analizó las vulnerabilidades de otros países y continentes como África o bien de regiones como América Latina por su dependencia hacia determinados sectores; y lo hizo sin ser capaz de ver sus propias fragilidades.

La actual pandemia se las cobra todas a cientos de ciudades europeas que no tienen otros ingresos más relevantes y cuantiosos que los que dejan los turistas que acuden a disfrutar de las playas o del turismo cultural o de tradiciones como las procesiones de Semana Santa e inclusive la temporada taurina. ¿Qué queda de Venecia sin visitantes? ¿O de Sevilla sin procesiones y oles en la Maestranza? ¿O de Pamplona sin los Sanfermines?

Habrá otro tipo de turismo: diversos informes de la OMT señalan que el futuro inmediato del sector turístico pasa por fortalecer la demanda interna ya que dependerá mucho del mercado interior por los próximos tres o cuatro años.

Mientras los viajes internacionales irán detonándose a medida que se pueda incorporar salud y seguridad a los mismos: nadie quiere arriesgarse a subirse a un avión para viajar a otro país y quedarse en cuarentena en él por un brote de coronavirus, ni abortar un paseo en un crucero porque el barco quede varado con sus pasajeros en cuarentena.

El turismo repuntará tarde o temprano pero lo hará además con otro tipo de necesidades, señala Zurab Pololikashvili, secretario general de la OMT, quien aventura años favorecedores para el turismo de naturaleza, así como para el turismo de interior, y que la gente priorizará cumplir sus anhelos de conocer ese destino soñado durante largo tiempo.

Hay que lograr a como dé lugar el sitio que el turismo ocupa como generador de divisas y de oportunidades, dijo por su lado Christopher J. Nassetta, presidente saliente del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), durante la cumbre del WTTC en Cancún del 25 al 27 de abril pasado.

Nasetta expresó su confianza en que pronto puedan darse la reapertura de las fronteras. “El turismo es la segunda actividad económica más importante en el mundo. Sabemos que el viajero demandará salud y seguridad, así que debemos ser inteligentes para aportarlas. Estoy convencido de que en el sector lo podemos hacer de la mejor manera posible para que la gente recupere la confianza al subirse a un avión y volar a otro destino”, recalcó ante la audiencia.

Nassetta anunció inversiones para México por dos mil 500 millones de dólares que aportará la industria turística mundial para generar empleos en tierras aztecas y reactivar, esencialmente, al turismo y a todos los subsectores que dependen de este.

“Son diversos proyectos turísticos aportados por la iniciativa privada; son inversiones por 1.6 mil millones de dólares para Quintana Roo; de 255 millones de dólares para Baja California Sur; de 7.5 millones de dólares para Yucatán, y de 252 millones de dólares para Jalisco y otras entidades más”, desglosó el ejecutivo.

Turismo de vacunas

El evento del WTTC, si bien fue semipresencial, logró reunir a 600 participantes en Cancún, todos bajo el lema “Uniendo al mundo para la recuperación”, nada menos uno de los más grandes cometidos instantáneos.

Para Gloria Guevara, CEO del WTTC, la reactivación de los viajes y el turismo depende en gran medida del trabajo conjunto entre el sector público y la iniciativa privada.

Por su lado, en la bienvenida el secretario de Turismo de México y uno de los anfitriones, admitió que es “momento de tomar decisiones” y de “asumir compromisos” para salvaguardar el futuro del sector.

“Estamos en el umbral de entender al turismo de manera diferente. Creo que debemos tomar las decisiones y asumir los compromisos, así como nuestras responsabilidades”, expresó el funcionario.

E invitó a todos los líderes del sector turístico privado a construir alianzas internacionales y regionales que permitan conjuntar esfuerzos entre gobiernos, empresarios, académicos y todos aquellos que forman parte de la cadena turística.

“Hoy tengo el privilegio de estar frente a los capitanes que comandan el turismo mundial y puedo aseverar que con su talento, visión y experiencia, en coordinación con los gobiernos de las naciones, venceremos a esta pandemia”, afirmó.

Durante los dos días que duró el encuentro participaron importantes funcionarios del sector turístico de muchos países, no solo por el lado gubernamental sino también por parte de la iniciativa privada. El WTTC factura 36% del total de los ingresos de las empresas del sector.

¿Qué tipo de modelo turístico saldrá de la pandemia? Esa fue una de las grandes discusiones entre los panelistas, que en su mayoría coincidieron que tendrá un enfoque de sostenibilidad, de resiliencia, de recuperación y regeneración del patrimonio.

¿A dónde viajará la gente en medio de la pandemia que no termina de irse? Los puntos de vista convergen en que los países más beneficiados primordialmente serán aquellos que ofrezcan tres condiciones: salud, seguridad y confianza.

La veda se abrirá y quizás esta vez no suceda favoreciendo a los destinos tradicionales de toda la vida, como los europeos; con la llegada de las dosis antiCovid van explorándose alternativas de un turismo de vacunas. De acuerdo con Our World in Data hasta el momento se administraron ya mil millones de dosis en el mundo.

El gobernador de Alaska, Mike Dunleavy, anunció que a partir del próximo 1 de junio se vacunará gratuitamente en los aeropuertos a todos los viajeros internacionales que así lo deseen y arriben con un paquete contratado.

A su vez las islas Maldivas ofrecen “visitar, vacunarse y estar de vacaciones”, un tres por uno que pondrá a sus paradisiacas playas en el centro de la atracción de muchos europeos y asiáticos.

En el turismo de vacunas antiCovid Florida lleva más de un mes ofreciendo la vacunación gratis para los viajeros internacionales mayores de 65 años; así como acontece con los paquetes ofertados para ir a Moscú que grupos de alemanes contratan para ponerse la Sputnik V.

Cuba, que está a punto de producir Soberana 2, comenzó a dar pincelazos de su oferta de viajes a la isla con sus “vacunas y mojitos”. Y Serbia, en Europa, también empieza a hacer corte de caja atrayendo a los europeos urgidos por elegir con qué vacuna inyectarse ofreciendo que lo hagan con Pfizer, Sputnik V, AstraZeneca o Sinopharm.

Hasta el momento ni Israel, Emiratos Árabes o Reino Unido anuncian abiertamente su turismo de vacunas, pero las personas pudientes pagan viajes exclusivos (sobre todo a Emiratos Árabes) para ser inmunizadas.

¿Cuánto durará esto? ¿Quién lo regulará? Países como Rusia que no han vacunado ni a 10% de sus habitantes: está más interesada en exportar Sputnik V o en inyectarla a los viajeros que visiten al país, que priorizar a su propia población.

Revitalizar facturación y empleo

En cifras duras proporcionadas por el WTTC el año pasado se perdieron 62 millones de empleos en las empresas pertenecientes a este organismo mundial de viajes y de turismo que aglutina a la iniciativa privada.

Sin embargo la tragedia es todavía mucho mayor, porque no se sabe el impacto real en quebrantos que deja en todos aquellos subsectores que orbitan alrededor del turismo y en los bolsillos de las personas inmersas en la economía informal que también se alimentan del turismo.

El cometido pasa por recuperar ingresos y empleos: en América del Norte (Canadá, México y EU) un año antes de la pandemia los visitantes gastaron 240 billones de dólares; no hay una cifra de cuántos puestos laborales se destruyeron entre los tres países, pero en el caso de América Latina hay cuatro millones de empleos menos.

Por su parte en la región de Asia-Pacífico, que en la última década experimentó un boom turístico captando 33% del total global, el desempleo en el sector afecta a 34 millones de personas.

Y en cuanto a Europa, que hasta antes de la pandemia era el destino global por excelencia liderando el ranking de ingresos por divisas de turismo y por número de visitantes —en 2019 obtuvo 640 billones de dólares—, es la región más devastada por el Covid-19.

La mayoría de los países de la región tienen restricciones de viaje y, contrario al espíritu Schengen, en más de una ocasión el cierre de fronteras se ha hecho para frenar la expansión del SARS-CoV-2.

En Europa se perdieron ya 3.6 millones de trabajos en el sector de viajes y turismo y la gran esperanza está puesta ahora en el verano, con ciertos grupos etarios ya vacunados a los que se facilitará la movilidad.

Hace unos días la Eurocámara propuso que a todos los turistas vacunados no se les exijan ni pruebas PCR ni ningún tipo de cuarentenas, al tiempo que votó por mayoría que todas las PCR sean gratuitas para aquellas personas que no tengan la vacuna ni hayan pasado el contagio.

El Certificado Covid que se usará este verano para viajar a cualquiera de los 27 países de la UE exige por lo menos una PCR negativa, un test que en la mayoría de los casos cuesta en una clínica privada de 120 a 150 euros por persona; es decir, más que un boleto de avión ida y vuelta dentro del espacio europeo.

Al parecer ese será el precio de moverse de un país a otro hasta que vuelva la normalidad.

Polémicos pasaportes sanitarios

Al WTTC no le acaban de convencer del todo los llamados pasaportes sanitarios. El próximo verano empezará a funcionar en la Unión Europea (UE) el Certificado Digital Verde: sin este ninguna persona será bienvenida.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en voz de Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias, viene alertando que este tipo de instrumentos solo provocarán más desigualdades: habrá un turismo más selectivo y elitista en nombre de la seguridad ante el contagio.

El propio Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), advirtió que se debe tener “mucho cuidado con un objetivo como ese”.

Preguntado al respecto por Vértigo Adolfo Favieres, embajador del WTTC para España y América Latina, refirió que será una medida excluyente para la gente que esté sin vacunar o sin pasar la infección, al tiempo que demandó una política de viajes y aerolíneas de cielos abiertos para evitar que se favorezca únicamente a ciertas empresas o países.

España, por lo pronto, ya calienta motores para recibir a todos los turistas del mundo con su respectivo pasaporte sanitario, según anunció Fernando Valdés, secretario de Turismo del país ibérico, en el pasado cónclave del WTTC en Cancún.

Otros países analizan medidas similares, como Reino Unido, Israel y algunas naciones árabes, así como aerolíneas y hoteles que buscan una atmósfera safe Covid.