CASTRO _thecovidhunter-(2).jpg
10 febrero 2021
J. Alberto Castro
Columnas

ESCÁNER DETECTA COVID-19 EN PERSONAS Y SUPERFICIES

La ciencia y la tecnología se apuntan un diez con el COVID Hunter, el primer detector viral del mundo, especialmente diseñado para identificar la presencia del virus SARS-CoV-2 en personas y superficies.

En efecto, el dispositivo tiene la forma de un escáner láser de mano y cuenta con un rayo y un software que analiza en tiempo real por refracción la existencia de la proteína espícula del Covid-19.

Creado por científicos y tecnólogos de Estados Unidos y Jordania el innovador escáner posee la singularidad de no ser invasivo, no hay contacto, el equipo es portátil y al detectar la proteína alerta con un sonido, en caso contrario no emite ruido alguno. Detecta exclusivamente el nuevo coronavirus en sus diferentes cepas en 100% de especificidad y una sensibilidad dentro de 0-2 metros en superficies, a través de vidrio o material transparente, y lo primordial dentro del cuerpo humano.

El COVID Hunter lo presentaron el pasado 26 de enero las entidades biotecnológicas Advanced Medical Solutions Internacional (AMSI) y Stem Cells Arabia; ambas empresas mantienen una alianza estratégica en el desarrollo de soluciones innovadoras, como una cura para alérgicos, enfermedades respiratorias y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Este singular rastreador de Covid-19 se concibió a partir de una investigación de la profesora Maria Grant, de la Universidad de Florida y la Universidad de Alabama en Birmingham, así como el trabajo e ideas del doctor Adeeb Al-Zoubi, de Stem Cells Arabia, y además lo avala el genetista molecular ganador del Premio Nobel, profesor Mario Capacchi, quien se mantiene cercano al proyecto.

De acuerdo con los creadores esta innovación se concretó en nueve meses como respuesta al SARS-CoV-2 porque hay que ganarle a un virus supercontagioso: se estima que el número de personas que se contagia a partir de un individuo infectado es de dos a 2.5 y más de 100 millones de personas han contraído oficialmente el nuevo coronavirus en el mundo desde que surgió en diciembre de 2019 en China.

El doctor Al-Zoubi, coinventor del dispositivo y “alma del proyecto”, sostiene que esta herramienta revolucionará la forma en que se detecta el SARS-CoV-2 (incluidas las variantes). “Vamos a dejar atrás las pruebas PCR que se procesan en el laboratorio y toman un tiempo considerable. Con el COVID Hunter lo hacemos en segundos con una tecnología segura, precisa, rápida, económica y fácil de usar”.

Pondera el científico jordano que se podrán efectuar 300 escaneos por hora, lo que abre la posibilidad de hacer pruebas instantáneas de Covid-19 a millones de personas en el mundo. Por ejemplo ciudades de diez millones de habitantes como Michigan podrían escanear a la población total con mil dispositivos en una semana y así ubicar a las personas infectadas para que estas se confinen a cursar la enfermedad, acudan a un centro de atención y dejen de esparcir el flagelo.

Hay que imaginar el impacto de COVID Hunter en una acción directa de escaneo de personas en busca de SARS-CoV-2 en hogares, plazas comerciales, mercados, restaurantes, peluquerías, salones de belleza, hospitales, iglesias, escuelas, oficinas, aeropuertos, transporte público, parques…

Incluso se puede observar cómo las superficies de estos espacios registran la presencia de coronavirus, constatar cómo estas áreas son limpiadas y desinfectadas y garantizar que el desinfectante haya sido efectivo. Esto es posible con un escáner específico para Covid-19 que detecta al virus en segundos.

Frenar la infección

El COVID Hunter no surge para competir con las vacunas contra el coronavirus: por el contrario, es un instrumento complementario como lo puede ser la materialización de un medicamento o tratamiento estipulado para esta enfermedad respiratoria.

Dice el doctor Al-Zoubi que será un arma que trabajará en el exterior revelando qué superficies, objetos y personas están contaminadas con este virus letal, cumpliendo con su misión de evitar que el microorganismo llegue a nuevos objetivos humanos.

El desafío para este aparato será disminuir la tasa de infección de manera drástica. Así como las vacunas deberán abatir la tasa de mortalidad.

“Compuesto por espectros únicos de ondas electromagnéticas, radio e infrarrojas para identificar la huella digital del virus, el COVID Hunter tiene la capacidad de actualizarse para detectar nuevas cepas y variantes del coronavirus, lo que lo convierte en un arma fundamental dirigida a desactivar la propagación de la pandemia de Covid-19 que en poco más de un año ha matado a más de dos millones de personas”, comparte el especialista jordano.

En el proceso de creación e investigación del dispositivo se efectuaron pruebas de eficacia con resultados de asertividad máxima al identificar no solo muestras positivas de Covid-19, validadas con pruebas PCR, sino también al diferenciar sin margen de error entre pacientes positivos y negativos.

Durante la presentación mundial del COVID Hunter el doctor Al-Zoubi (por cierto, una autoridad científica en el estudio de las células madre) se muestra optimista porque asegura que el aparato contribuirá en reconocer de modo más rápido a los superpropagadores del virus que nos asola, porque se observa que el coronavirus genera más casos de pacientes que pueden transmitir la infección a un gran número de personas.

También se podrá detectar a los asintomáticos, aquellos que al no saber que están infectados por el virus siguen haciendo vida normal repartiendo el virus a otras personas —aunque luego los desarrollen. De hecho los últimos estudios indican que los individuos sin síntomas serían responsables de más de la mitad de los contagios por el coronavirus.

Para satisfacer la demanda del mercado internacional el COVID Hunter se fabricará en casi todas las regiones del mundo por medio de alianzas estratégicas con fabricantes de dispositivos médicos.

Alejandro Díaz Villalobos, un especialista mexicano en alergia e inmunología, viajó a Jordania tras aceptar la invitación del equipo creador del escáner como uno de sus consultores externos. Este médico asegura que el COVID Hunter se producirá en Chihuahua “ya que ahí se encuentran las empresas más importantes a nivel global en la fabricación de dispositivos médicos”.

Díaz Villalobos afirma que ya contactó a distintas empresas fabricantes de instrumentos de uso médico, además de inversionistas y permisos y certificaciones de Cofepris y, por supuesto, pruebas de efectividad y asertividad.

Cuenta con que en poco tiempo se den las condiciones para fabricarlo y distribuirlo desde México. También confía que el dispositivo será primero para autoridades de salud y empresas ubicadas en zonas urbanas de alta concentración para detectar en tiempo real si hay personas infectadas.

Por su parte el doctor Al-Zoubi en el lanzamiento del COVID Hunter hizo un llamado a los gobiernos y a las instituciones nacionales de salud pública a propiciar el acceso y suministro de este producto a los trabajadores sanitarios de primera línea de todo el mundo, es decir, los líderes de la lucha contra la pandemia. “Son ellos los que nos tienen que ayudar a reducir los contagios con este poderoso escáner”.

Potente fármaco

Todo indica que la plitidepsina puede ser el esperado fármaco antiviral contra el Covid-19. La empresa española PharmaMar probó la plitidepsina en laboratorios experimentales de Francia y Estados Unidos y demostró la reducción de la replicación viral y una disminución de 99% de las cargas virales de SARS-CoV-2. Los autores determinaron que “la actividad antiviral de la plitidepsina contra el SARS-CoV-2 se produce mediante la inhibición de una conocida diana (la eEF1A)”. Los experimentos in vitro e in vivo realizados ya en modelos animales con este fármaco, utilizado como antitumoral, demuestran una eficacia antiviral y un perfil de toxicidad prometedores. Los resultados —sin duda alentadores— se publicaron en la revista Science.