E-2mXxKXoAEjJNB-Twitter @SE_mx.jpg
14 septiembre 2021
Ricardo Pérez Valencia
Internacional

ACUERDAN MÉXICO Y EU ACELERAR INVERSIONES

Encuentro en Washington

México y Estados Unidos reiniciaron el Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN), mecanismo que no se celebraba desde 2016 y que tiene como objetivo fomentar el desarrollo y el crecimiento económico mutuo, así como avanzar en las prioridades de la relación bilateral, la prosperidad económica, la creación de empleos y la competitividad de ambos países.

Apenas en marzo los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Estados Unidos, Joe Biden, acordaron relanzar el DEAN como elemento clave para que ambas naciones colaboren en áreas de interés común, como la construcción de proyectos de comercio e inversión más inclusivos.

El DEAN se creó en 2013 con el objetivo de impulsar un espacio de planteamiento de prioridades económicas y comerciales estratégicas para México y Estados Unidos, con el fin de favorecer el crecimiento y el desarrollo económico, la creación de puestos de trabajo, la competitividad global y la reducción de la pobreza y la desigualdad.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, calificó la reunión del jueves 9 en Washington como exitosa porque, dijo, se logró un diálogo de gran nivel y con muy buen ánimo como hace mucho tiempo no sucedía.

“Vamos a tener un crecimiento acelerado de la inversión en nuestro país; en esencia de eso se trató la reunión. Es la primera a la que asisto siendo canciller y en la que México hace un planteamiento estratégico, que tiene una visión más amplia que el común de las reuniones de esta naturaleza. En síntesis: vamos a una competencia cada vez mayor a nivel global. Estados Unidos definió cuatro áreas estratégicas prioritarias y México va a participar en ellas por voluntad propia”, recalcó el secretario, quien encabezó la delegación mexicana.

Agregó que se tiene un plan de trabajo, así como fechas para entregar, y anunció que en la próxima reunión dentro de tres meses deberá haber resultados en cada tema que se abordó ahora.

“Lo vemos con mucho optimismo, porque no había ocurrido. Es más: ni siquiera había diálogo. Se acaba de abrir, tiene tiempos, tiene plazos, tiene metas, tiene objetivos estratégicos. Estamos optimistas. Hay un mecanismo para darle seguimiento, para que esto no acabe en una sola reunión sino que sea una nueva etapa. Tres meses, seis meses y dentro de un año nos vemos en México para dar los resultados de este año de trabajo”, puntualizó Ebrard.

El canciller especificó que sobre migración se planteó el tema de la reapertura de la frontera lo más pronto posible para poder reactivar plenamente la actividad económica y los cruces fronterizos, lo cual es benéfico no solo para México sino también para Estados Unidos.

Apertura

La vicepresidenta norteamericana, Kamala Harris, y el secretario Marcelo Ebrard destacaron en su mensaje de bienvenida la importancia de la cercanía de ambas administraciones, así como la visión estratégica compartida que México y Estados Unidos mantienen respecto de las prioridades para el desarrollo económico sustentable de la región.

Harris, quien encabezó la delegación estadunidense, hizo énfasis en señalar que el deseo de Washington es tener mejores relaciones con nuestro país y se refirió a los funcionarios mexicanos como “nuestros amigos, nuestros socios”.

Al abrir la sesión la vicepresidenta hizo hincapié en la urgencia de mejorar las relaciones en una época donde cunden problemas como la pandemia de Covid-19, el cambio climático, los ataques cibernéticos y las interrupciones en las cadenas de suministro.

“Estamos sumamente emocionados por esta nueva etapa en las relaciones y en la asociación entre Estados Unidos y México. Este es nuestro vecino más cercano y un socio estratégico, uno de nuestros socios económicos más importantes. Por ello la estabilidad económica de México interesa a Estados Unidos”, expresó.

La pandemia, advirtió, “socava la estabilidad de la economía mundial, se interrumpen las cadenas de suministro y enfrentamos desafíos desde cambio climático hasta ataques cibernéticos que amenazan la seguridad nacional y económica”.

Kamala Harris recordó que en su encuentro de hace unos meses con el presidente López Obrador hablaron de la importancia de la relación bilateral ya que, dijo, “18 estados en la Unión Americana tienen a México como su primer o segundo destino de exportaciones. Mil millones de dólares en bienes cruzan nuestra frontera compartida cada día”.

Este DEAN, agregó, “es una oportunidad de profundizar nuestros nexos y avanzar en nuestros objetivos comunes. Juntos fortaleceremos la resiliencia de las cadenas de suministro. Juntos modernizaremos la infraestructura de nuestro continente. Juntos crearemos un ambiente para atraer inversiones y crecimiento de las empresas. Y al mismo tiempo humanizar y hacer lo que debemos hacer para eliminar la corrupción”, indicó.

“Juntos, haciendo esto, nos aseguraremos de que las mujeres y niños se beneficien de esta prosperidad. Luego de este diálogo confío en que nuestros países seguirán trabajando juntos, que nuestras empresas seguirán creando trabajos juntas y que nuestra gente disfrutará de una mayor prosperidad y una mayor calidad de vida. Estamos poniendo el ejemplo de lo que es posible en el Hemisferio Occidental”, dijo la vicepresidenta estadunidense.

Acuerdos

El diálogo de este año se centró en cuatro pilares: i) Reconstruir juntos; ii) Promover el desarrollo económico, social y sustentable en el sur de México y Centroamérica; iii) Asegurar las herramientas para la prosperidad futura; y, iv) Invertir en nuestro pueblo.

La secretaria de Economía, Tatiana Clouthier y la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, presidieron la reunión en la que las delegaciones conversaron sobre los cuatro pilares acordados, los cuales enmarcan la visión estratégica que ambos países otorgarán a su relación económica durante los próximos años.

Señalaron que este mecanismo busca avanzar en las prioridades estratégicas económicas, sociales y comerciales que son centrales para el impulso del crecimiento económico regional, la creación de empleos, la inversión en la gente y la reducción de las desigualdades y la pobreza en todas sus dimensiones.

Entre los acuerdos alcanzados destaca la creación de un Grupo de Trabajo Bilateral en Cadenas de Suministro para identificar áreas de complementariedad en las cadenas nuevas y existentes, apegándose a los intereses de cada país.

Ambas funcionarias compartieron la visión en la que el DEAN se convertirá en la plataforma que permita la recuperación económica pospandemia mediante el impulso de acciones prioritarias puntuales y de carácter bilateral, que partan de las coincidencias y que permitan sumar a los esfuerzos que ambos gobiernos realizan en el marco del TMEC y los demás mecanismos de colaboración bilateral ya existentes.

Entre otras medidas concretas, se creó la mesa de trabajo para los avances de las cadenas de suministro en el tema de semiconductores; se presentó la propuesta de invertir juntos en la región sur-sudeste de nuestro país; se instauró una mesa de ciberseguridad y privacidad de datos; y se estableció la iniciativa de fortalecer y equipar el entrenamiento para habilidades de tecnología para la capacitación, entre otros, de mujeres y grupos originarios.

Pilares

Sobre el primer pilar, “Reconstruir juntos”, México y Estados Unidos acordaron crear un grupo de trabajo bilateral en cadenas de suministro para identificar áreas de complementariedad en las cadenas nuevas y existentes en aras de mantener su correcto funcionamiento ante posibles disrupciones, incrementar la competitividad, atraer líneas de producción de otras regiones en el mundo y reducir vulnerabilidades en sectores críticos, apegándose a los intereses de cada país. También coincidieron en la importancia de contar con infraestructura fronteriza y procedimientos de facilitación comercial modernos, eficientes y seguros.

El segundo pilar, “Promover el desarrollo económico, social y sustentable en el sur de México y Centroamérica”, plantea que EU brinde cooperación técnica para atender las causas estructurales de la emigración en el norte de Centroamérica.

Particularmente colaborará con el gobierno de México en los programas de Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en la región. Asimismo, las respectivas agencias estadunidenses implementarán actividades para desarrollar las cadenas de valor. Por ejemplo, a través de la mejor vinculación entre productores agrícolas y consumidores o la creación de proyectos bancables que atraigan inversión privada. Ambos países colaborarán para fomentar el comercio y promover la inversión en proyectos productivos que fomenten el desarrollo regional.

Cabe señalar que el canciller Ebrard entregó al secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, una carta del presidente López Obrador dirigida a Biden.

En la misiva el mandatario mexicano plantea la necesidad de un nuevo tratamiento al fenómeno de la migración desde países de Centroamérica.
La carta se pronuncia a favor de un enfoque que priorice el desarrollo y las oportunidades en las regiones de origen de la migración, como el que ha guiado a México a financiar e implementar los programas sociales Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro.

El secretario Blinken aprovechó la coyuntura para agradecer, a nombre del gobierno estadunidense, la actuación de México para rescatar a personas de Afganistán, incluyendo a centenares de periodistas.

Reconociendo la importancia de contar con un entorno digital seguro y fuerte, se acordó que el trabajo en torno al tercer pilar, “Asegurar las herramientas para la prosperidad futura”, se centre en mitigar las amenazas cibernéticas a las cadenas de suministro de manera coordinada y también mejorar el flujo de datos entre los dos países.

Ambos gobiernos comparten la prioridad de una economía más igualitaria, por lo que el cuarto pilar, “Invertir en nuestro pueblo”, se enfoca en brindar a poblaciones vulnerables como mujeres, juventudes e indígenas capacitación en las habilidades necesarias para que sean competitivas en la economía del siglo XXI. Igualmente, conscientes de que las Pymes son la base de nuestra actividad económica, se colaborará para integrarlas en las cadenas regionales de valor.

El paso siguiente

Por su lado, el embajador de México en Washington, Esteban Moctezuma, expresó que uno de los aspectos más importantes del diálogo es que hay una visión unificada de la importancia que tiene para Estados Unidos y para México el hecho de trabajar juntos para construir a Norteamérica, junto con Canadá, como una región competitiva, humanista y donde se busque un verdadero desarrollo.

“El logro de este diálogo es que todos los temas que se trataron no solo se vieron desde el punto de vista conceptual, sino que se pudieron aterrizar en compromisos muy concretos y en proyectos muy específicos; de manera que no solo iniciamos la restauración de un Diálogo Económico de Alto Nivel, sino la instauración de un sistema de seguimiento de los resultados del mismo. El diálogo continuará en términos de grupos de trabajo y el próximo sería en el mes de noviembre”, anunció.

El DEAN tiene la consigna de mantener una estrecha comunicación y colaboración con el sector privado, la academia y la sociedad civil para considerar su retroalimentación en el progreso de las iniciativas existentes y la inclusión de otras futuras.

RECUADROS

Pilares estratégicos

Reconstruir juntos.

Promover el desarrollo económico, social y sustentable en el sur de México y Centroamérica.

Asegurar las herramientas para la prosperidad futura.

Invertir en nuestro pueblo.

Numeralia

México y Estados Unidos comparten una frontera común de tres mil 142 kilómetros.

En situaciones normales es la más transitada del mundo con el cruce de un millón de personas y 300 mil vehículos diariamente.

Durante el primer semestre de 2021 el comercio entre México y EU registró un nivel récord de 319 mil 969 millones de dólares, 3.6% superior al monto de la primera mitad de 2019, el año previo a la pandemia.

Entre enero y junio pasados México se consolidó además como el primer socio comercial de EU.

México incrementó en ese lapso sus exportaciones al vecino del norte en 29.4% anual, con un monto récord de 186 mil 440 millones de dólares (3.8% más con relación a 2019).

Las importaciones de nuestro país provenientes de EU subieron 34.8% para alcanzar el récord de 133 mil 529 millones de dólares (3.3% más que en 2019).

El balance bilateral le permitió a México elevar su superávit comercial 5.1%, a un monto sin precedentes de 52 mil 911 millones de dólares.

Durante los primeros seis meses del año la Inversión Extranjera Directa fue de más de 18 mil millones de dólares, 2.4% mayor respecto de igual lapso de 2020.

En la Unión Americana 18 estados tienen a México como su primer o segundo destino de exportaciones.

Mil millones de dólares en bienes cruzan cada día la frontera compartida.